El oeste, el nuevo rumbo de la calle Argentina

Los accidentes y la carga vehicular obligan a la unificación en un solo sentido de la vía. Falta control a talleres y a la delincuencia.

07 dic 2018 / 00:01

Entre 4 y 5 accidentes de tránsito se registran cada mes en la calle Argentina. Por lo general son choques que ocurren en giros y entrecruzamientos, así como por exceso de velocidad.

Luis Valarezo tiene su vivienda en la intersección con avenida del Ejército. Comenta que ha sido testigo de dos siniestros en el sitio. “Por suerte no hubo muertos, pero en cualquier momento ocurrirá”, dice.

La situación se torna más complicada por el desarrollo comercial que experimenta el sector, por la presencia de comedores y talleres automotrices.

El tramo de Esmeraldas hasta Leonidas Plaza es popular por la decena de locales que ofrecen como plato principal pescado frito.

A ello se suma la carga vehicular que soporta la calle Argentina por la presencia de 12 líneas de buses urbanos, que circulan desde la Federico Godín (11) hasta la César Mosquera (38) por la prohibición de giros en la avenida Portete.

Los antecedentes antes mencionados motivaron a la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) a efectuar la modificación vial de la arteria, que de bidireccional se transformó en unidireccional (este-oeste) en sus 52 intersecciones.

Los cambios en los 4.730 metros de la vía se realizan en tres fases, que culminarán este fin de semana. La intervención inició ayer en la avenida Machala hasta la 11. Hoy continuará hasta la Assad Bucaram (29) y mañana cerrará en la 38.

La modificación a unidireccional implica el cambio de 7 líneas de buses urbanos.

Las únicas intersecciones semaforizadas de Argentina son con la 11, 16 y 17. Se instalarán equipos en Lizardo García, Leonidas Plaza, la calle 8, 11, 24 y 29. En análisis está la calle 38.

El jefe de Planificación de la ATM, Freddy Granda, señala que Argentina registra una carga vehicular de 920 unidades por hora en sentido este-oeste, y de 782 en sentido oeste-este.

“Con la unificación vial distribuiremos la carga que viene de oeste a este a calles como Venezuela”, explica.

Un tema pendiente que le toca resolver al Municipio de Guayaquil es obligar a los negocios, como talleres automotores, que no invadan la vía pública.

En el recorrido que realizó un equipo de Diario EXPRESO se comprobó que las aceras son destinadas a pintar o arreglar automotores, incluso de buses y de carga.

La ocupación de la vía pública afecta en la circulación de los vehículos y peatones. “De los cuatro carriles, en varios puntos están disponibles dos”, manifiesta el taxista Luis León.

Otro pedido es un mayor resguardo policial. El residente Pedro Baque denuncia la presencia de delincuentes en motos, quienes tienen entre sus víctimas a los comensales.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA