La movilización en las vías tiene un valor agregado

Wifi, puerto USB y coche cama son algunos de los servicios que ofrecen los buses interprovinciales. De salas vip disponen tres cooperativas en la terminal.

13 oct 2018 / 00:01

Cerca de 280 kilómetros separan a Guayaquil de Santo Domingo de los Tsáchilas, lo que en un bus interprovincial representa al menos cinco horas de viaje.

Aunque el recorrido desde la terminal terrestre de la Perla del Pacífico puede resultar tedioso, para Francisco Navarrete el trayecto sirve de relax y para tomar una siesta.

Al menos así ha sido en el último año para él luego de que la cooperativa Trans Esmeraldas incluyera en su flota 15 buses cuyos asientos tradicionales han sido reemplazados por coches camas.

Este servicio se denomina ‘Imperial’ y le cuesta al usuario un 10 % más en comparación con el pasaje de los buses tradicionales.

Otras cooperativas también están incluyendo vehículos con coches camas en su parque automotor, como es el caso de Reina del Camino.

Mientras que 15 automotores de la manabita Coactur disponen de asientos reclinables y el servicio de pantallas individuales. Mientras viajan, pasajeros como René Ramos pueden disfrutar de películas, juegos y videos musicales sin generar molestias a su vecino. “Es una experiencia similar a la que viví en Estados Unidos, por la comodidad”, comenta mientras se prepara para el viaje de 188 kilómetros, que es la distancia a Portoviejo.

“El precio del pasaje en esos buses no varía con el servicio tradicional. Estamos modernizándonos”, explica Zoila González, mientras desde la boletería entrega como cortesía una botella con agua a uno de los usuarios.

Por los andenes de la terminal terrestre de Guayaquil circulan cada día unos 4.200 buses de 90 cooperativas interprovinciales e intracantonales.

Según datos de la Fundación Terminal Terrestre, casi la totalidad de las unidades disponen de climatización, wifi y pantalla.

El 20 % de las cooperativas, como Aerotaxi, cuentan con puerto USB, para facilitar la carga de los teléfonos móviles. “El cargador es de gran apoyo, más aún cuando el recorrido es largo”, opina Leonel López, quien se dirigía a Manabí.

Mientras 37 cooperativas reemplazaron los asientos tradicionales por otros más reclinables o tipo coche cama.

Hay empresas, como Ecuatoriano Pullman, que obligan a los pasajeros a pasar por el control de un guardia de seguridad antes de subir al bus que los llevará a sus destinos.

Dentro de las instalaciones funcionan las áreas vip de las cooperativas Rutas Orenses, Flota Babahoyo y CLP (Santa Elena). En esos lugares el pasajero compra el boleto y espera cómodo el arribo del micro que abordará.

El presidente de la Unión de Transportistas del Guayas, Miguel Anchundia, remarca que apuntan a una movilización que ofrezca un mejor servicio y seguridad.

Criterios

Hay otros puntos por resolver

En su mayoría, los pasajeros consultados por EXPRESO aplauden la mejora del servicio en las unidades. “Siempre mejorar es bueno”, considera Simón Zambrano.

Usuarios como René Ramos consideran que, a más del cambio positivo, los transportistas también deben concienciar sobre el respeto a las leyes de tránsito para evitar accidentes en las vías, como por ejemplo conducir a una velocidad prudencial.

La usuaria Fátima Vinueza incluye otro punto: las unidades deben salir puntuales. En el momento que daba su opinión a este Diario, ella tenía diez minutos esperando que el bus de la Coactur abandone el andén asignado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA