El robo con báscula en mano

Retiran balanzas alteradas de los mercados. El intendente realizó operativos en Guayaquil.

11 ago 2019 / 16:12

Comprar en un local que tiene la balanza alterada es un disparo directo al bolsillo. Esto también es una forma de robar y se puede decir con arma en mano, en este caso con báscula en mano.

De centavo en centavo se forma el dólar y por cada gramo menos que se entrega al cliente final se está afectando directamente el presupuesto familiar.

Desde esa perspectiva es posible que se encarezca la canasta familiar básica (en julio de 2019 se ubicó en 715,74 dólares). El otro efecto posible, es que reduce la capacidad de comprar los productos de la canasta familiar básica, porque pagando por una libra reciben menos y ello obliga a comprar nuevamente o comer menos.

En todos casos hay una afectación directa al cliente final que va más allá del dinero, también incrementa el tiempo que se debe dedicar a hacer mercado; el abastecimiento dura menos tiempo y obliga a regresar a hacer la compra.

La problemática se mantiene en ciertos locales de los mercados, por eso con la intención de reducir esta mala práctica el intendente del Guayas, Nayid Lara, realizó operativos en la mañana de este domingo 11 de agosto de 2019.

Tras visitar dos mercados, en tres días de inspecciones, el intendente Lara encontró unas cuarenta balanzas alteradas, por la que se las retiraron, para su posterior destrucción. Otra observación que hizo la autoridad es que la lista de precios no está visible para el cliente.

Los controles están bien, pero un experto sugiere cambiar la forma de hacerlo.

El ingeniero Héctor Orellana, experto en investigar precios en los mercados y calcular inflación, jubilado del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC), dice a Diario EXPRESO que la forma de luchar contra las balanzas alteradas es mandando a comprar primero, pesar y entonces ir directo al local que vendió con menos peso. “Es una forma de hacer un control eficaz, sin fuga de información”.

Otra forma es que el cliente tenga la opción de poner una queja fácilmente a través de un aplicación que maneje directamente la Intendencia, esta fórmula la tiene la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) y así ha logrado incautar más productos sin Registro Sanitario de Ecuador o con fecha de consumo caducado.

Orellana opina que el control no puede quedar solo en los mercados que están en la ciudad, se debe ir también a los mayoristas y las tiendas de barrios, porque allí la problemática es mayor. Ciertas tiendas también alteran las balanzas.

En forma general, según Orellana y de acuerdo a sus investigaciones, en promedio las balanzas son alteradas con tres onzas menos. Según la cantidad que compra la persona está la afectación. No se debe ver como algo menor, de onza en onza se llega a la libra; así como de centavo en centavo se llega al dólar.

El experto señala que hay otro inconveniente que requiere la atención de las autoridades. “En las tiendas de barrio se vende el producto mucho más caro. Por ejemplo en el mercado de mayoristas Montebello compran un verde a 0,05 de dólar y lo venden a 0,20 dólares. Eso implica que tienen una alta ganancia con un atentado económico a quienes menos tienen”.

Las personas que ganan su dinero a diario en empleos informales o en subempleo o empleos no adecuados son los obligados a hacer la compra para comer cada día. “Ellos no tienen el dinero para hacer las compras al mes o cada quince días. Es injusto que quienes menos tienen tengan que pagar más. No se debe permitir que la tienda de barrio abuse de esto y tenga un margen de ganancia demasiado alto. Reitero, eso afecta más a quienes menos tienen”.

Entonces los controles son buenos, pero se debe ir más allá para frenar el abuso de quienes son malos comerciantes. No son todos, pero los que existen afectan al mercado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA