La refinación cae en picada

En el segundo trimestre de 2018, la refinación de petróleo se contrajo 36,2 %. Las causas, según analistas, son las paras en la Refinería de Esmeraldas.

Quito /
04 oct 2018 / 00:00

De 18 actividades económicas, refinación de petróleo es la que más se contrajo en el segundo trimestre del año: -36,2 %, si se compara con el mismo período del año pasado, según el último reporte de Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador (BCE), publicado el viernes de la semana pasada.

Si se compara con el primer trimestre de 2018, la refinación de petróleo se contrajo 17,6 %.

¿Cuáles son las causas para la caída en la actividad de refinación de crudo?

El experto en refinación petrolera y exgerente de Petroproducción, Edmundo Brown, asegura que la reducción de la actividad en el sector es consecuencia en los paros en la Refinería de Esmeraldas, tras los desperfectos que sufre el complejo luego de la rehabilitación que el Gobierno anterior realizara y cuya inversión superó los 2.000 millones de dólares.

Por ejemplo, entre finales de marzo e inicios de abril de este año, la Refinería de Esmeraldas realizó una para programada de 15 días. En esa ocasión se intervendrá la Unidad Hidrodesulfuradora (HDS). Esta es la encargada de remover el azufre del diésel. Con esta actividad se buscaba mejorar y garantizar las condiciones operativas del complejo refinador.

En mayo, la refinería tuvo un inconveniente: una paralización no programada. La presencia de una serpiente en un área estratégica de la refinería paralizó las operaciones por varios días.

En total, en este año se tenían planificadas dos paras programadas: una en marzo, que se cumplió, y la otra en agosto que se aplazó para marzo de 2019. Según informó el Ministerio de Hidrocarburos, la reparación se postergó debido a que la empresa contratista, encargada de proveer las tuberías para el horno VH1 de la planta de vacío, ha tenido retrasos en la provisión de los productos.

Pero Brown sostiene que han habido más paros no programados. En el primer semestre del año la Refinería de Esmeraldas tuvo de dos a tres paros por mes. En total, han habido 18 paralizaciones.

De acuerdo a cifras de Petroecuador, en la Refinería de Esmeraldas, de enero a agosto de este año, la producción de combustibles como gas licuado de petróleo (GLP), de uso doméstico, ha caído 15,8 % en comparación con el mismo período del año pasado. Mientras que el diésel 2 y el diésel premium disminuyeron 14,2 % y 1,3 %, respectivamente.

En esta semana, el Gobierno anunció que se auditan con ayuda de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cinco grandes obras petroleras, impulsadas por el expresidente Rafael Correa durante su década de gobierno, cuyo valor total asciende a 5.042 millones de dólares. Entre ellas está la Refinería de Esmeraldas.

Las otras cuatro obras son el poliducto Pascuales-Cuenca, la planta de almacenamiento Monteverde Chorrillo, la planta de licuefacción de Bajo Alto y la Refinería del Pacífico.

A finales del año pasado, se informó que el costo referencial por la auditoría de cada proyecto será de $ 1,5 millones. Es decir, en total se destinaría cerca de $ 7,5 millones que saldrán de las cuentas de Petroecuador.

Según las autoridades, cuatro empresas de España, Estados Unidos e Inglaterra, avaladas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), iniciaron hace dos semanas una auditoría de las cinco obras. Se estima que entre 60 y 90 días tomará la revisión de los proyectos.

Brown asegura que para la Refinería de Esmeraldas todavía no hay una empresa auditora y que se contratará en estos días. Por esta razón el exgerente de Petroproducción cree que los resultados del análisis de la repotenciación del complejo refinador estén listos a inicios del próximo año.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA