Las empresas eléctricas le dan un respiro al fisco

El Gobierno recurre a $ 450 millones de las eléctricas ante la imposibilidad de conseguir financiamiento externo barato. El movimiento no se considera deuda.

Quito /
28 jun 2018 / 00:00

Hasta mediados de junio, la “billetera” del Estado estaba en aprietos. La cuenta de depósitos del Tesoro en el Banco Central del Ecuador (BCE), que refleja la liquidez que tiene el fisco para hacer frente a pagos y obligaciones, se ubicó en 386 millones de dólares, la cifra más baja en lo que va del año.

Los depósitos del Tesoro Nacional son como la cuenta corriente del Estado, de donde este toma recursos para hacer pagos, entre ellos los sueldos del sector público y en donde se registra el dinero que recibe, por ejemplo, desembolsos de créditos.

Sin embargo, la semana pasada, los depósitos del Tesoro reportaron un incremento de 687 millones de dólares, según cifras del BCE.

De esa cantidad, 450 millones corresponden a una inyección de liquidez por parte de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec): 350 millones y 100 millones de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL).

Ambas corporaciones invirtieron en Certificados de Tesorería (Cetes), para dar un respiro al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Estas operaciones son consideradas créditos de liquidez de corto plazo que se entrega al MEF a través de la compra de Cetes. Las eléctricas reciben estos papeles y, a cambio, acreditaron recursos líquidos al MEF.

Edisson Garzón, presidente del Directorio de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO), al frente de CNEL y Celec, en declaraciones a EXPRESO, calificó la transacción como uso óptimo de recursos del Estado. “Las empresas públicas comienzan a ser lo que deben ser, apoyar a la caja fiscal del Estado de una manera eficiente, transparente”, añadió.

Estos montos no se consideran deuda, debido a su carácter de corto plazo, pues los Cetes vencen en menos de un año. Es decir, el MEF deberá devolver el dinero que le prestaron más un monto adicional de rentabilidad hasta junio de 2019 o antes.

El ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, ha descartado una posible emisión de bonos en el corto plazo debido al incremento en las tasas de interés en los mercados internacionales y a la situación externa, que ha afectado en el riesgo país.

“No es el mejor momento para los mercados emergentes”, explicó. La razón es que ese tipo de aumentos alienta al retorno de capitales al país norteamericano y produce que haya “menos apetito para colocar (recursos) en nuestros países”, dijo Martínez, en días pasados.

Las necesidades de financiamiento para este año, según Martínez, ascienden a 11.000 millones de dólares. De esa cantidad, aún quedan por conseguir cerca de 7.500 millones a través de diversos mecanismos: bancos multilaterales, operaciones internas (como la colocación de Cetes), emisión de bonos soberanos, entre otros.

El Gobierno anterior realizaba estas operaciones con Cetes, pero el inversionista era el BCE. En el proyecto de la Ley de Fomento Productivo, que fue aprobado por la Asamblea la semana pasada, se prohibieron estas transacciones con el Banco Central del Ecuador.

La medida, según las autoridades, busca dar una mayor autonomía al BCE para que sea más confiable.

EXPRESO solicitó ayer información más detallada al BCE sobre las causas del crecimiento de los depósitos del Tesoro y espera una respuesta.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA