Los empresarios piden apoyo a la “importación productiva”

Representantes del sector productivo temen por una nueva restricción comercial. Esperan que el Gobierno reactive la economía impulsando la labor empresarial.

28 feb 2018 / 00:02

El anuncio de un nuevo plan de reactivación económica agrada, pero también ha hecho encender ciertas alarmas en el sector productivo. Las señales lanzadas por el Gobierno de querer restringir nuevamente las importaciones ha obligado a algunos representantes a salir a escena para pedir que se revisen este y otros temas. Quieren hacer entender a las autoridades que la importación también es una importante fuente de liquidez en la economía.

Tras la eliminación de las salvaguardias, el año pasado las importaciones del país tuvieron un incremento del 22 %; de eso, lo que más creció fueron los bienes de consumo. A decir de las autoridades, este es un comportamiento que pone en riesgo la balanza de pagos por la salida de capitales, de ahí que analiza una solución al problema. Desde el Ministerio de Comercio Exterior no solo que se ha anunciado elevar al techo máximo el arancel a más de 300 subpartidas, sino que desde el Banco Central también se ha hecho pública la postura de apoyar la restricción al ingreso de productos considerados suntuarios.

Las autoridades han dicho que estas nuevas medidas no significará afectar importaciones necesarias, pero los empresarios insisten en que la vía no está en restringir el comercio en todas sus formas. Si bien esto, admite David Balladares, presidente de Procosmético, puede dar más cabida a la producción nacional, esta es una política que a mediano y largo plazo no es sostenible. Pone en contraste lo que ocurrió en su sector. En años de impulso de la matriz productiva, dice, empresas como Laboratorio Beautik nacieron y otras como Scalpi lograron tener mayor participación, pero eso no contuvo el retroceso que de forma en general viene teniendo el sector de cosméticos. El crecimiento del 8 % de hace 8 años, en el 2016 alcanzó un pobre 0,46 %.

La venta de cosméticos mueve al año unos $ 1.300 millones, de eso el 65 % es fruto de la importación. Restringirla, dice, encarecería la oferta, el consumo y con ello el trabajo de unas 800.000 personas que viven de la venta directa de este tipo de productos.

El pedido de apoyar una “importación productiva” es una idea que impulsan otros sectores. Empresas como Unilever la defienden porque la producción local que hoy tienen (80 % versus a un 20 % de oferta extranjera) sencillamente no hubiese sido posible sin antes pasar por un proceso de importación. Así lo sostiene Matías Laks, gerente general de la multinacional Unilever que el año pasado facturó $ 250 millones, y quien pide a las autoridades, a la hora de tomar una decisión, hacer una diferencia entre una importación de oportunidad y una importación productiva que genera inversión. “Traer spinner al país genera un encadenamiento comercial, pero no tan grande como cuando se introduce una marca de consumo importante en el país”. Y para demostrarlo lanza números. Como firma, al año llegan a invertir $ 10 millones en publicidad para promocionar productos nuevos y consolidarlos en el mercado. Por el lado fiscal, dice, por cada dólar que Unilever importa $ 0,45 se van al Gobierno.

Ante un Estado que hoy tiene pocas fuentes de ingresos y un alto déficit inmanejable es necesario que el próximo plan económico esté encaminado a la reactivación del sector privado. Para Francisco Alemán, máster en Administración Pública de Harvard y catedrático de la Espae, esa es la opción más eficiente que le resta al Gobierno. “Si la empresa privada tradicionalmente ha tenido un peso del 60 % de la inversión o más, se debe trabajar para que esta recupere ese espacio que, según estudios, está por el 40 %”. Solo así el país se aseguraría un crecimiento sostenible.

“Se necesita medidas concretas”

Tras la consulta popular, los empresarios esperan que el pragmatismo que ha empleado el Gobierno en el plano político, se aplique también en el campo económico. A través de una carta enviada a la Presidencia de la República, el Consejo de Cámaras de la Producción, además de pedir al Gobierno la reactivación privada, pide corregir la política fiscal en base a una reducción del gasto y establecer una ley que prohíba que los recursos del Banco Central y de la Seguridad Social, sigan financiando el déficit estatal.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA