La economía achica el bolsillo

El ciudadano ha perdido poder adquisitivo por la crisis de los últimos dos años

08 ene 2017 / 00:02

Que la economía se contraiga no es solo cosa de gobiernos y empresarios. Aparte de que les vaya mal a los sectores público y privado y eso pueda tener un reflejo, como lo ha tenido en Ecuador, en un mayor número de desempleados, la caída del Producto Interno Bruto (PIB) de los últimos dos años también se siente en el bolsillo del ciudadano común.

En 2014, cuando el petróleo aún alimentaba las cuentas estatales, cada ecuatoriano tenía una renta anual de 6.382 dólares. Esto es el PIB per cápita que, dicho de otra manera, equivale al poder adquisitivo de los ciudadanos, en promedio, y sirve de referencia para saber si el nivel de vida de un país ha crecido o empeorado. Se calcula dividiendo todo lo que el país genera en un año por el número de ciudadanos. Un año después, en 2015, a los ciudadanos les correspondían en torno a 200 dólares menos. El PIB per cápita del primer año de estrechez ecuatoriana cayó un 3,5 % hasta los 6.154 dólares.

Y el año pasado, a falta de una cifra de cierre para los 12 meses de 2016, ya se percibe que la tendencia volverá a ser negativa para los ecuatorianos. En los tres trimestres de crecimiento económico que ya registra el Banco Central de Ecuador, comparados con los tres primeros de 2015, se aprecia una caída del 4,6 %. Aunque falta por considerar el último trimestre del año, el BCE ya confirmó que el trimestre y el ejercicio cerrarían en negativo.

No solamente influye en la cifra que la economía se contraiga, sino también que la población no deja de aumentar. En 2016, había ya 149.000 personas más que en 2015 y ese año había 252.000 más que en 2014, antes de que la crisis de precios del petróleo golpeara con fuerza a Ecuador. Es decir, la economía adelgazaba y la población se expandía.

Esa constante demográfica al alza no impidió, sin embargo, que en los años previos el poder adquisitivo de los ecuatorianos siguiera creciendo. La economía se expandía más que el número de ciudadanos. De hecho, desde 2007, el PIB per cápita ha ido elevándose a razón de casi 400 dólares anuales, desde los 3.589 dólares por año de hace una década a los más de 6.000 de 2015.

Con una excepción: en 2009, en medio de otra bajada de precios de petróleo, los ecuatorianos perdieron 40 dólares al año en renta, es decir, un 0,5 %. Una cifra nada comparada en proporciones con la de la actual recesión.

La economía achica el bolsillo

Manufactura, -2,5 %

Es la actividad que más mueve, a nivel económico, en Ecuador (sin incluir la refinación de petróleo). Pese a ser la más fuerte, las últimas cifras del PIB explicitan una caída en los tres primeros trimestres de 2016 de un 2,5 % frente al mismo periodo del 2015. Ese año, cerró con unas rentas de 13.814 millones de dólares, lo que ya reflejaba un ligero deterioro de 0,46 % frente al ejercicio completo de 2014.

La economía achica el bolsillo

Construcción, -11,6 %

Siendo el segundo sector más pujante en lo económico en Ecuador, es también uno de los más golpeados por la coyuntura. Sin tener las cifras completas de 2016, ya a septiembre había generado casi 1.000 millones menos. Es decir, una caída del 11,6 %. Con las cifras completas de 2015, la construcción, que es la quinta industria que más empleo da a los ecuatorianos, movió 10.718 millones de dólares, alrededor de 150 millones menos que en 2014.

La economía achica el bolsillo

Comercio, -8,4 %

El comercio es la segunda actividad que más empleo genera (un 18,7 % de los trabajadores) y, además, la tercera posicionada en cuanto al Producto Interno Bruto. En 2015 generó 10.501 millones de dólares (50 millones menos que en 2014), pero en 2016 tuvo una contracción importante. De enero a septiembre cayó un 8,4 % respecto al mismo periodo de 2015, lo que equivale a 672 millones de dólares menos en la economía nacional.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA