Los carros tendrán un 16 % mínimo de piezas locales

El acuerdo entre el Mipro y la industria ensambladora está listo. El compromiso está basado en tres pilares. Pero el Comex aún debe definir la baja del arancel.

06 sep 2017 / 00:00

La industria automotriz se ensambla un mejor futuro. Buscará hacerlo con el Acuerdo Ministerial, que junto al Ministerio de Industrias y Producción (Mipro), acaban de concretar y que se basa en tres pilares para poder cumplir con el compromiso de adoptar más componente nacional en sus procesos de fabricación para, a cambio, pagar menos aranceles por las partes y piezas (CKD) que deben importar.

El borrador del acuerdo, que aún espera la firma de la ministra Eva García, plantea una adopción paulatina de partes y piezas. La meta es elevar el porcentaje mínimo de adopción que en tres años debe llegar al 19 %. Para alcanzar esto y como segundo pilar, se establece un programa que ayude a identificar la canasta de oferta de componentes nacionales que se fabrican a nivel nacional. Como último punto, se habla del compromiso de respetar los planes de integración que tienen los proyectos de ensamblaje que han sido aprobados.

David Molina, presidente de la Cámara de Industria Automotriz de Ecuador (Cinae), sostiene que estos puntos acordados entre el Ministerio y el sector ayudarán a la industria a salir de un estado de letargo que en los últimos años la ha llevado a perder puntos de participación en el mercado. En el 2016, de los 63.000 vehículos que se vendieron a nivel nacional, el 50 % promedio fueron vehículos ensamblados localmente. Hoy, dice, esa participación, medida solo en el mes de julio, está en el 37 %. Esto, explica, responde a los efectos de la recesión económica, pero también a la pérdida de competitividad que tiene el sector frente al carro importado. “En Ecuador un vehículo ensamblado está pagando un 15 % de arancel (en CKD) cuando los importados de Colombia entran al país pagando 0 %”.

Diario EXPRESO tuvo acceso al contenido de este Acuerdo Ministerial, al que le falta una rúbrica final para poder concretarse. Aquí los tres puntos más importantes:

Adopción local.

1. Se incrementa del 5 % al 16 % el índice mínimo de integración nacional, como requisito para obtener o mantener los registros de ensamblaje. Según Molina, esto deberá cumplirse en un año, algo que no considera que será complicado porque ya hay industrias en el mercado que cumplen con ese porcentaje. El verdadero reto, dice Molina, vendrá cuando en 3 años, esa integración de partes deba elevarse al 19 %.

Partes y piezas

2. Se ordena la creación de una lista preferencial de componentes, sobre la cual las ensambladoras deberán trabajar. El fin es que la industria utilice la capacidad productiva y toda la oferta que en los últimos años viene generando la industria autopartista para alcanzar los mínimos exigidos, en lugar de desarrollar nuevos componentes.

Garantizar inversión

3. Se pide a las industrias respetar el plan de integración de partes y piezas aprobado, mientras dure el proyecto o el trabajo de ensamblaje que realizan. Con ello se garantizará las ventas del sector autopartista y se protegerá la inversión que deberán realizar.

No obstante, a este acuerdo aún le quedan algunos puntos pendientes. Por un lado, el porcentaje de integración que deberán cumplir los nuevos proyectos de ensamblaje, como el de Armacar (que en septiembre prevé iniciar la fabricación de carros JAC Motors), o el de Fisum (Volkswagen) que ya ha empezado a fabricar la camioneta Amarok. Ambos, tienen autorizada una implementación, en un año, de entre un 10 y 13 %.

Otro factor es la resolución que adopte el Comité de Comercio Exterior (Comex), respecto a cómo se compensará la labor de la industria, con una disminución de aranceles. “Con un 16 % de integración, el arancel debería bajar cerca de un punto, por cada punto de integración adicional que se genere”, considera Molina.

En el sector se estima que para llegar al 0 % de arancel, las ensambladoras deberán cumplir por lo menos con un 30 % de agregado nacional. Una meta que para Pietro Pilo Pais, gerente de Ciauto (Great Wall), no es utópica, si se toma en cuenta que hay industrias como la suya, que logran ensamblar ciertos modelos con una integración que llega al 28 %.

En el sector se muestran positivos de poder recuperarse y con ello impulsar el desarrollo de la industria autopartista. Con un plan articulado, dicen, en el corto y mediano plazo podrían invertirse $ 130 millones en el sector y con ello recuperar unos 2.000 empleos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA