La debilidad política mina las decisiones económicas

El Gobierno ha debido dar marcha atrás a decisiones por presión popular. Tomar medidas más complejas será difícil.

Quito /
08 feb 2019 / 00:00

“Nuestro compromiso es con el pueblo. Por eso solicité a la Junta Monetaria que dejara sin efecto la Resolución 471. No vamos a permitir el cobro de intereses adicionales a la ciudadanía”, dijo ayer, a través de Twitter, el presidente Lenín Moreno, para enfatizar la medida que se tomó horas antes.

No es la primera vez que el Gobierno decide dar un paso atrás en materia económica. En esta ocasión, el nuevo cálculo de intereses por pagos mínimos o parciales de deudas con tarjetas de crédito provocó la revisión de la medida ante las quejas de diferentes sectores y de la ciudadanía por medio de redes sociales.

Algo parecido sucedió a inicios de año con la intención de incrementar el precio del diésel para reducir su subsidio.

Meses atrás, en noviembre de 2018, el Gobierno debió retroceder al recorte presupuestario a las universidades que se reflejaba en la proforma 2019.

Ante esa situación, ¿podrá tomar el Gobierno medidas económicas más complejas en caso de ser necesarias? ¿Puede ser capaz de ejecutar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)?

El mismo ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, la semana pasada, en un conversatorio con periodistas y economistas, señaló que “lo peor que le puede pasar al país es llegar a un acuerdo y no sostenerlo en el mediano plazo”. Tiene que ser un acuerdo que sea viable y sostenible, en función de la realidad local.

Para el exministro de Finanzas, Mauricio Pozo, la última decisión de revisar la decisión sobre las tarjetas de crédito fue adecuada. “Hay varias evidencias que muestran que hay un sobreendeudamiento privado y algo hay que hacer (...) Tal vez buscar que paguen más los clientes no era la decisión adecuada, sobre todo fue inoportuna”, dijo el exfuncionario.

Para Pozo, el acuerdo con los multilaterales es una necesidad urgente y el Gobierno deberá realizar todos los esfuerzos para que sea una realidad. “Si eso le va a representar un costo político tiene que estar, de alguna manera, dispuesto a asumir esos costos”, añadió.

Revisiones

Universidades

En la proforma 2019 se establecía que las universidades recibirían 145 millones de dólares menos frente a la proforma 2018. La cantidad tuvo que ser revisada luego de reclamos.

Diésel

A finales del año pasado se dispuso que el precio del diésel subiría, excepto para el transporte de pasajeros y de carga. No obstante, a inicios de enero se decretó que se mantendría el precio subsidiado.

Tarjetas

La resolución que disponía un nuevo cálculo del interés de deudas de tarjetas de crédito por pagos mínimos o parciales, que regía desde este mes, quedó sin efecto ayer.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA