La cobertura del Biess no exime el pago de una entrada

La oferta de financiar hasta un 100 % puede rebajar el anticipo de pago de una casa, pero no eliminarlo. Los riesgos en caso de impago generan dudas.

22 ago 2019 / 00:01

El anuncio del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), de financiar hasta un 100 % las casas que tengan un costo de hasta $ 130.000, no exime al comprador el tener que pagar una cuota de entrada. El mecanismo lo obligaría a tener que cubrir el descuento que el banco exija al promotor, por el hecho de estar realizando un pago al contado.

“Como el Biess está ofreciendo financiar lo más que puede, en este caso el 100 %, pedirá también que se le dé un precio al contado”, explica Jaime Antonio Rumbea, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Viviendas del Ecuador (Apive). Eso hará que el banco pague un menor precio por una casa pero eso, aclara, no impide que el consumidor tenga que pagar el precio real. Esa diferencia, que podría estar entre el 5 % al 10 %, es la que tendrá que seguir pagando luego de firmar el contrato de adquisición de una vivienda.

Si bien ese porcentaje está por debajo del 20 % de entrada que hoy, usualmente se paga, permitirá que las constructoras sigan teniendo liquidez para seguir edificando sus proyectos. El Biess, recuerda Rumbea, recién desembolsa el dinero, cuando ya una casa está construida y entregada, esto es entre 18 y 24 meses.

La aclaración llega después de un día de que el banco estatal difundiera nuevas condiciones de crédito, que buscan no solo ampliar la oferta (el límite de préstamos se elevó de $ 200.000 a $ 460.000), sino de mejorar la cobertura de financiamiento. Esto con el fin, según dijo Paúl Granda, presidente del Consejo Directivo del Biess, de concretar el sueño de todo afiliado, de poder acceder a una vivienda, y de ayudar a devolver el dinamismo del sector de la construcción.

No obstante esta cobertura del 100 % en casas de hasta $ 130.000, segmento donde se concentra al menos el 70 % la demanda, también generó ciertas críticas en el mercado. Félix Casares, economista y analista macroeconómico, cuestionó que el Biess esté buscando impulsar la industria inmobiliaria a costa de incrementar el riesgo. “El 100 % de cobertura en extremo es peligroso e insano”, dijo.

En esto también coinciden otros analistas que, se preguntan, ¿qué sucederá si de aquí a mañana un afiliado, por problemas, no puede cancelar su crédito hipotecario? En casos extremos la entidad tendría que aplicar un embargo y rematar el bien a un tercero. Sin embargo, dicen, un remate demandaría el tener que vender un bien a menor precio, una situación que podría generar pérdida a las cuentas del banco, que es de todos los ecuatorianos que están afiliados.

Este Diario intentó conocer si este cambio de política hará que el Biess aplique nuevos requisitos o rigurice condiciones, para evitar cualquier riesgo, pero vía correo, las autoridades contestaron que las condiciones, en primera instancia, permanecerán igual.

Hasta mayo de este año, el sector financiero había entregado $ 739 millones en hipotecarios, un 7 % menos si se lo compara con igual periodo del año pasado. De ese monto, $ 271 millones provinieron del Biess. Con la reforma anunciada, el banco estatal espera elevar su colocación a $ 900 millones hasta finales de este año.

Se trata de una aspiración que es aplaudida desde el sector de la construcción. Lo ven como una nueva oportunidad para reactivar la demanda de casas y, por ende, sus ventas. El pedido es que estos cambios rijan de inmediato. Es que el 2019 que a inicios pintaba ser un año de recuperación, hasta ahora solo les deja cifras en rojo: un 13,2 % menos de reservas de vivienda hasta el primer semestre y la pérdida de más de 41.000 plazas de empleo en un año.

La cobertura del Biess no exime el pago de una entrada
Descuentos. Las rebajas aplicadas llegan hasta un 50 %.

Construcción

Los locales apuntan a dinamizar el consumo

Las diferentes tiendas de materiales de construcción han bautizado a agosto como el ‘Mes de la Construcción’, con el fin de aplicar descuentos a los distintos artículos en stock e impulsar a sus clientes a comprar, mediante facilidades de pago.

Pintulac, Ferrisariato, Comercial Kywi, entre otras empresas, se suman a esta estrategia estacional, para dinamizar el comercio en la industria. Entre las facilidades de pago que tienen las mismas, están los acuerdos con casi todas las tarjetas de crédito para diferir las cuotas a 3, 6 y 9 meses sin intereses.

En el caso de Ferrisariato, la empresa ha firmado un convenio con Banco del Pacífico para que sus clientes puedan dividir sus pagos hasta 12 meses sin intereses, más dos meses de gracia con la tarjeta Pacificard. Pintulac, por otra parte, tiene un convenio con Produbanco y se ha acogido a la iniciativa del mes desde el 2016.

Como estrategia, Comercial Kywi ha dividido sus artículos por etiquetas. Los clientes pueden identificar las promociones según el color; etiquetas naranjas para ventas al por mayor y amarillas para ventas por unidad.

A través de un recorrido de este Diario, se pudo verificar que los ítems ofertados están en las perchas con descuentos que oscilan desde el 20 % hasta el 50 %. Los productos más vendidos son pinturas, revestimientos y maquinarias.

Daniel Escobar, jefe de marketing de Pintulac, admite que el mercado este año sigue contraído y que las industrias actúan a través de esta campaña genérica. “Al ser verano es más factible construir y hay cómo ofertar los productos que son bastante elásticos en esta industria en cuanto al precio, y la demanda crece muy rápido cuando el costo es menor”, conluyó. La campaña genérica estará activa hasta finales de este mes. TAA

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA