China refuerza su alerta sanitaria contra el camarón

El país asiático no cede en su decisión de prohibir el ingreso del crustáceo con índices de enfermedad. Ecuador aún busca diálogo para no detener sus ventas.

17 sep 2019 / 00:30

El anuncio de China, de levantar la sanción a Omarsa, una de las cinco empresas que hasta ayer intentaban ingresar camarón ecuatoriano a este mercado, no termina por devolver la tranquilidad a este sector. Esto porque las autoridades del país asiático han advertido que no cederán ante su nueva política de Estado de impedir el ingreso de producto importado, con indicios de enfermedad.

Omarsa fue notificada la semana pasada de una supuesta presencia de “cabeza amarilla” en su cargamento, pero tras verificar la inexistencia de este virus en la oferta ecuatoriana, la Aduana china determinó ayer sacarla del listado de firmas sancionadas. Sin embargo, las otras empresas (Santa Priscila, Expalsa, Winrep y Congelados y Frescos) continúan en una suerte de espera. En Puerto, su producto deberá someterse a pruebas aleatorias que identifiquen la existencia o no de otras enfermedades.

Esto pese que una delegación ecuatoriana, encabezada por Iván Ontaneda, ministro de Producción y Comercio Exterior, y José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), presentó ayer a la autoridad china su argumentación técnica, que justifica que la medida adoptada es “desproporcionada” y que, dada la presencia de enfermedades (como la mancha blanca) tanto en China como Ecuador, “no se justifica el bloqueo impuesto a las empresas ecuatorianas”.

Así lo explica Camposano a sus agremiados a través de un comunicado, al que este Diario tuvo acceso. En él se informa que Ecuador ha entregado un informe técnico con los respaldos de los controles internos, así como la invitación para que autoridades sanitarias visiten el país. El dirigente mencionó que existe la predisposición de continuar las discusiones técnicas, pero admitió que aún es difícil vislumbrar una solución inmediata. Por lo que se buscará activar otras vías para poder conservar un mercado que hoy compra directamente el 50 % del camarón local (hasta agosto, se le vendió 463,1 millones de libras).

El tema es visto con preocupación. Se cree que la traba de China se justifica por un intento por controlar la disposición de oferta y con ello encaminar a una baja en el precio del camarón. De comprobarse de que se trata de una barrera arancelaria, dice Francisco Ballén, consultor de Comercio Exterior de Corpei, el país tiene la opción de recurrir al Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ante el cual se puede consultar y denunciar este tipo de medidas. Aplicar represalias contra China, dice, no es una buena opción porque se cometería infracción.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA