Los buques rompemitos

La idea ‘vendida’ por el gobierno de Rafael Correa de que nunca llegarían enormes barcos se desvanece. Se actualiza la carta náutica a los capitanes del mundo.

24 may 2019 / 00:01

El primer barco mayor a 300 metros de eslora (largo) en arribar a Guayaquil entre los años 2018 y 2019 fue el Mehuin (305 metros), el 30 de junio de 2018. Llegó a TPG (Terminal Portuario de Guayaquil) y lo agenció la compañía Happag Lloyd.

Y después le sucedieron varios. El Maillin, Mataquito, Maipo, Kota Cabar y otros. Pero después de la eliminación del obstáculo rocoso de Los Goles por parte de la belga Jan De Nul en marzo pasado, llegaron muchos mayores a los muelles de la Contecon (puerto Libertador Simón Bolívar).

El 1 de mayo llegó el Cochin, desde Perú, el más grande de todos: 336 metros de eslora, según los registros de la Autoridad Portuaria de Guayaquil, que otorgó los detalles de Diario EXPRESO.

Son diez embarcaciones en los últimos 16 meses, pero vendrán más, confirma el capitán práctico Enrique Gallardo, principal de la empresa Ceseni, y quien ha dirigido a estos megabuques a lo largo del canal de acceso a las terminales.

Son diez barcos de 300 metros de eslora en adelante que han dado la vuelva por Ecuador, y que han atracado en las dos terminales que tiene aprobada una matriz de seguridad para acoger a naves de hasta 340 metros de largo.

Justo ayer, cuando la empresa Ecuaestibas presentó su ultramoderno remolcador sin timón que es capaz de girar sobre su propio eje y que ayuda la navegación de los buques, Inocar envió la actualización de la carta de navegación a la Admiralty Chard de Inglaterra (Cartas Marítimas Oficiales inglesas) para que la divulgue entre todos los capitanes de barcos mercantes del mundo. Allí se dan las nuevas profundidades en la zona de ingreso al canal (Los Goles).

Pero cuando se termine de profundizar todo el canal de acceso podrán arribar buques de hasta 366 metros de largo, dice Gallardo. “Esperamos que todo el trayecto sea profundizado para actualizar de nuevo la carta de navegación, hasta la llegada a las terminales”. Hoy la matriz de seguridad para las maniobras de atraque tanto en TPG como en Contecon indican 340 metros de eslora, y esa también se podrá actualizar, pero la segunda empresa tendrá que aumentar la profundidad en su frente de atraque.

Naportec (Bananapuerto) se prepara y con “cambios menores” actualizará la matriz de seguridad igual a las otras dos terminales, dice Sergio Murillo, presidente de la empresa.

Javier Moreira, presidente de CMA-CGM, el mayor calado le permite optimizar su flota en la región. “El dragado permite que barcos más grandes no pasen de largo sino que se detengan en nuestros puertos. Optimiza los tiempos de tránsito y genera mejor frecuencia”.

Ecuaestibas

$ 6 millones en inversión

La empresa adquirió los remolques Taura (azimutal que gira sobre su propio eje) y Bravo (convencional), que ayudarán en las maniobras de atraque, desatraque y giros.

“El azimutal gira sobre su propio eje, ahorra tiempo y combustible. Los remolcadores convencionales se amarran de proa del buque y tienen que amarrarse y desamarrarse para las maniobras. El otro no”, dice a EXPRESO Juan Alfredo Illingworth, de Ecuaestibas. Ahora en el mundo todas las empresas de servicios portuarios están cambiando sus remolcadores convencionales hacie los azimutales. Perú, Chile y Colombia llevan la delantera en este sistema en la región.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA