Ofrecer alimentos, de opción a una obligación

El nuevo Código de Salud obliga a donar productos con más de un mes de vida útil. Los empresarios cuestionan la medida.

03 nov 2018 / 00:01

Recepción. El banco de alimentos, Diakonía, es una de las entidades que reciben productos de donación.

Una nueva propuesta legislativa abre paso a la polémica en el sector de alimentos. A los empresarios les preocupa que en el proyecto del nuevo Código de Salud se incluya un artículo (el 353 ) que plantee la obligatoriedad de donar productos, “cuyas fechas de caducidad estén próximas a vencer y que sean superiores a los treinta días”.

Esto ha sido calificado por Christian Wahli como una medida “totalmente absurda”. El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (Anfab) menciona que esta disposición, de ser aprobada, afectará sobre todo a aquellos productos frescos y refrigerados que por lo general tienen un mes o más de duración de vida. “¿Si fabrico yogur, el mismo día de la fabricación tengo que entregar a alguna fundación? Eso no es posible”, se cuestiona Wahli, quien como representante del gremio ya ha enviado comunicados a la Asamblea para pedir que se tomen correctivos. Aún espera respuesta.

Desde la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) también se rechaza este planteamiento que no estaría excluyendo a aquellos productos no perecibles que, por su naturaleza, tienen mucha durabilidad. “El problema de fondo es imponer que la vida útil que le queda al producto para donar sea mayor a 30 días. Definir un mínimo y no un máximo provocaría que la donación de cualquier producto con más de 30 días de vida útil sea obligatoria. Un completo sin sentido”, expresó Pablo Arosemena, presidente de la CCG, quien además lamenta que con la obligatoriedad se esté además desvirtuando la naturaleza voluntaria de las donaciones que hoy ya realizan muchas empresas. “Es más, esto sería un incentivo para dejar de hacerlo, ya que podría generar costos adicionales que impidan la dación del producto. El Estado no debe intervenir en la actividad privada. Las decisiones de donaciones son políticas internas de estricta decisión individual de las empresas”, dijo.

Wahli aclara que no están en contra de regalar productos que impidan el desperdicio de alimentos que, al año en el país, se estiman en más de 34.000 toneladas, sino del esquema que se busca implementar para aquello, aún cuando en el mismo Código ya se ha logrado incluir una propuesta que permitirá que el consumidor al ver una etiqueta pueda determinar con exactitud cuáles son los productos que deberá botar cuando su fecha haya pasado un límite. Hay ciertos ítems, explica, que aunque tengan una fecha caducada, aún son aptos para consumir y que no se deberían desperdiciar. “Un fideo, por ejemplo, que caduca un 31 de diciembre, pero se lo bota el 1 de enero porque se cree que ya no sirve cuando está en buen estado. Lo mismo ocurre con los enlatados y todos y otros productos que están en la percha de temperatura ambiente”.

En Ecuador unas 1.500 empresas formales se dedican a la elaboración de alimentos y bebidas. De lo que se consume a nivel nacional, el 25 % son productos procesados que provienen de la oferta de este sector.

La problemática

Propuesta

El artículo 353 del proyecto de Código no solo plantea la obligatoriedad para los establecimientos que produzcan alimentos, sino para los que los almacenen y los expendan.

Caducidad

Muchos productos, como los refrigerados, tienden a durar menos de 30 días, pero según esta nueva propuesta legislativa no entrarían dentro de la obligatoriedad.

Desperdicios

Se estima que en el país al año se botan más de 34.000 toneladas de alimentos, la mayoría de esto se desperdicia dentro de los hogares.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA