La niebla retrasó la concentración

La planificación de la selección brasileña sufrió cambios debido a la llegada tardía de algunos jugadores.

Brasil /
29 ago 2017 / 00:00

Philippe Coutinho y Filipe Luís están recuperados. Los jugadores de la selección brasileña recién cumplieron ayer en la tarde el primer entrenamiento formal para el partido contra Ecuador, el jueves, por las eliminatorias para el Mundial de Rusia.

La planificación del director técnico, Tite, se vio afectada por la neblina, que provocó la cancelación de algunos vuelos a Porto Alegre.

Por ejemplo, el delantero estrella, Neymar, se sumó recién ayer en la mañana, cuando lo esperaban el domingo.

Tanto Neymar como los zagueros Marquinhos y Thiago Silva y el lateral Daniel Alves estaban en Brasil desde el sábado debido a que el PSG tuvo su último compromiso en Francia el pasado viernes, cuando venció por 3-0 al Saint-Étienne. Pero, estuvieron con licencia para vacacionar.

La mejor noticia para Tite fue que el volante Philippe Coutinho participó en todos los ejercicios en el centro de entrenamiento del club Gremio. Con ello, demostró que la dolencia en su espalda fue superada. Esa fue la razón expuesta en Inglaterra para que aún no juegue con Liverpool en esta temporada.

Filipe Luís también está en óptimas condiciones. Él era duda porque recién se sumó hace cuatro días a las prácticas en el Atlético de Madrid.

Brasil ya selló su clasificación al Mundial de Rusia al alcanzar 33 puntos en 14 partidos de las eliminatorias, con diez victorias, tres empates y una sola derrota.

De todas maneras, Tite aseguró que buscarán los tres puntos porque quieren mejorar su registro. Brasil tiene una ventaja de nueve puntos sobre su inmediato perseguidor en la clasificación, Colombia.

Precisamente, enfrentará a ese rival después del juego con Ecuador. Para ese compromiso, el centro de entrenamiento será Manaos. Allí trabajarán el fin de semana, antes de viajar a Barranquilla.

La entrada tricolor valdrá 69 dólares

La hinchada de Ecuador estará en la parte alta del graderío, entre el arco sur y la tribuna este. El precio de los boletos para esa localidad será de 69 dólares. Es la segunda ubicación más barata. Las generales para los hinchas brasileños cuestan 50 dólares. Los boletos más caros, en cambio, serán para los camarotes y costarán 253 dólares. Todos tienen descuento por tercera edad y discapacidad. La web de la Confederación Brasileña de Fútbol indicó que hasta ayer aún había entradas disponibles.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA