De la alegría a la vergüenza

Luego de celebrar los triunfos de la sub-20, ayer el combinado mayor hizo un papelón en Copa América.

16 jun 2019 / 22:16

Los temores se convirtieron en una lamentable realidad y la selección ecuatoriana saldó su debut en la Copa América con una contundente caída (4-0) ante Uruguay, ayer en el estadio Minerao de Belo Horizonte.

En menos de 50 horas pasamos del orgullo de ver a la sub-20 en el podio del Mundial de Polonia, a la vergüenza de ser aplastados en suelo brasileño.

Tal como se esperaba, la Celeste lució ampliamente superior a un combinado tricolor que mostró la misma imagen de los juegos amistosos, con dos líneas defensivas bien definidas, apostando a los pelotazos para que Enner Valencia intente resolver y Ángel Mena en función de enganche, pero con poco tiempo disponible, pues tuvo que ser sacrificado para cubrir la vacante dejada por José Quintero, expulsado cuando el cronómetro apenas marcaba el minuto 21.

A esas alturas Ecuador ya estaba abajo en el marcador (1-0) y jugando en inferioridad numérica, el favoritismo del rival se veía fortalecido.

El fútbol elegante, de sincronizadas combinaciones, llegadas hasta la raya de fondo y contundencia que mostraban los dirigidos por Óscar Washington Tabárez, contrastaba con el decepcionante planteamiento de Hernán Darío Gómez, que seguía apostando al pelotazo en busca de un Enner Valencia, quien sucumbía ante la marca de dos y hasta tres rivales.

Dos nuevas puñaladas de Édison Cavani y Luis Suárez, en pleno corazón del área tricolor, sentenció el asunto, antes de término del primer tiempo.

En la etapa de complemento los charrúas sacaron el pie del acelerador, y aún así tuvieron algunas oportunidades para aumentar el marcador, pero no fue sino hasta el minuto 77 cuando la diferencia se amplió, gracias a un autogol de Arturo Mina.

El primer partido de la Copa América desnudó las limitaciones de un equipo que es antítesis de la gloriosa sub-20.

Ejemplo a seguir

En las últimas semanas Luis Suárez estuvo en duda, debido a inconvenientes con el cartílago en la rodilla derecha y los meniscos, esta última incluso lo obligó a pasar por el quirófano. Hizo todo lo posible por recuperarse a tiempo y jugar con su selección.

Doble equivocación

Quintero tiene un alto historial de expulsiones en el fútbol ecuatoriano -aunque aquí le dejan pasar muchas acciones violentas-, pero el Bolillo Gómez insistió en ponerlo de titular. Luego sacó a Mena, cuando pudo corregir con Valencia como lateral.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA