La tecnología reinventa la fruta

Los avances aplicados a productos naturales permiten crear variedades peculiares. La cáscara de plátano comestible y la piel de tomate como envase, entre los logros.

25 feb 2018 / 00:01

Piel de plátano comestible, envases hechos a partir de la piel del tomate, aguacates sin hueso y, fresas y manzanas impresas en impresoras 3D, son algunos de los productos que la tecnología desarrolla en el mundo a partir de productos naturales.

En algunos casos, las iniciativas responden a demandas de los consumidores, que reclaman frutas sin semillas (como la sandía, que ya forma parte de la oferta común de los supermercados), sabores adaptados a sus gustos o más contenido nutricional. En otros, se trata de aprovechamientos novedosos de sus componentes.

El aguacate sin hueso, por ejemplo, se creó en España ante la persistencia de accidentes domésticos a la hora de deshuesar la fruta. Se consiguió con una flor sin polinizar de la que nace un producto alargado y de sabor similar al original.

La compañía japonesa D&T Farm, en cambio, desarrolló la variedad de banana Mongee, cuya piel externa es comestible. Según la compañía, la cubierta es fuente de serotonina (neurotransmisor), triptófano, vitamina B6 y magnesio.

Pero la más innovadora aplicación tecnológica sobre productos de la huerta la han desarrollado el departamento de Biotecnología y Mejora Vegetal del Instituto de Hortifruticultura Subtropical y Mediterránea (Universidad de Málaga), el Instituto Ciencias Materiales de Sevilla y el Italiano de Tecnología. Los investigadores han conseguido un bioplástico a partir de residuos del tomate, que se puede aplicar con un aerosol para recubrir el interior de latas de bebidas y de conservas o para crear envases biodegradables.

El hallazgo permite sustituir la actual capa aislante interior de los envases de aluminio, sobre la que ha advertido la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas por su composición negativa.

El producto destaca por ser biodegradable, su falta de respuesta a reacciones químicas, su inocuidad, su permeabilidad al agua, su capacidad para retenerla e impedir la entrada y salida de gases, así como su viscosidad y elasticidad.

Un paso más allá lo da la impresión 3D permitiendo fabricar frutas en segundos y no esperar meses hasta que broten en un árbol. Por ahora es posible imprimir fresas y manzanas con la frutacopiadora, de HC Print. El funcionamiento es sencillo: imprime gotitas que caen sobre una superficie líquida, con el sabor deseado y la forma deseada.

INICIATIVAS

Cáscara comestible

D&T Farm ha desarrollado la variedad de banana Mongee, cuya piel externa es comestible. Fuente de serotonina, triptófano, vitamina B6 y magnesio.

Bioplástico

Investigadores han conseguido un bioplástico a partir de la piel del tomate, que se puede aplicar con un aerosol para recubrir el interior de latas de bebidas y crear envases biodegradables.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA