No solo FaceApp: miles de aplicaciones espían

Una investigación de expertos en ciberseguridad ha revelado que hasta 12.923 apps han encontrado la forma de seguir recopilando información privada pese a haberles negado los permisos explícitamente..

18 jul 2019 / 14:43

El caso de FaceApp, la aplicación que utiliza inteligencia artificial para envejecer un rostro y mostrar una imagen realista, ha puesto el punto de mira sobre un aspecto común en el que pocos usuarios reparan. Al instalarla, se advierte de que todos nuestros datos serán utilizados e incluso cedidos a terceros, por lo que se pierde el control. En este caso se avisa en un proceso que pocos usuarios leen o que aceptan sin pensar en las consecuencias. Pero algunos programas para móviles pueden no necesitar ni siquiera el consentimiento explícito. Miles de aplicaciones burlan las limitaciones y espían, aunque no se les autorice.

¿Para qué necesita la linterna del móvil acceder a la ubicación de un usuario? ¿Y una aplicación de retoque fotográfico al micrófono? ¿O una grabadora a los contactos? En principio, estas apps no precisan de este tipo de permisos para su funcionamiento. Cuando acceden a ellos, suele ser en búsqueda de un bien sumamente valioso: los datos. Los usuarios pueden dar o denegar diferentes permisos a las aplicaciones para que accedan a su ubicación, los contactos o los archivos almacenados en el teléfono. Pero una investigación de un equipo de expertos en ciberseguridad ha revelado que hasta 12.923 apps han encontrado la forma de seguir recopilando información privada pese a haberles negado los permisos explícitamente.

Este estudio pone de manifiesto la dificultad de los usuarios de salvaguardar su privacidad. Investigadores del Instituto Internacional de Ciencias Computacionales (ICSI) en Berkeley, IMDEA Networks Institute de Madrid, la Universidad de Calgary y AppCensus han analizado un total de 88.000 aplicaciones de la Play Store y han observado cómo miles de aplicaciones acceden a información como la ubicación o datos del terminal que el usuario les había denegado previamente.

Los expertos aún no han hecho pública la lista completa de apps que realizan estas prácticas. Pero según la investigación, se encuentran entre ellas la aplicación del parque de Disneyland en Hong Kong, el navegador de Samsung o el buscador chino Baidu. El número de usuarios potenciales afectados por estos hallazgos es de “cientos de millones”.

No solo FaceApp: miles de aplicaciones espían

Borja Adsuara, abogado experto en derecho digital, asegura que se trata de “una infracción muy grave” porque el sistema operativo Android requiere que las apps pidan el acceso consentido a estos datos a través de permisos y el usuario les dice expresamente que no. El consentimiento, según explica, funciona de forma muy parecida tanto en la intimidad física como en la no física —datos personales—. “Es como en el caso de una violación en el que la víctima dice expresamente que no”, afirma.

Narseo Vallina-Rodríguez, coautor del estudio, señala que “no está claro si habrá parches o actualizaciones para los miles de millones de usuarios Android que a día de hoy utilizan versiones del sistema operativo con estas vulnerabilidades”. Google no ha concretado a este periódico si tiene pensado retirar del mercado o tomar alguna medida en relación a las aplicaciones que, según el estudio, acceden a los datos de los usuarios sin el permiso pertinente. No obstante, ha asegurado que el problema se resolverá con Android Q, la próxima versión de su sistema operativo. La compañía pretende lanzar a lo largo del año seis versiones beta antes de dar a conocer la versión final durante el tercer trimestre del año.

¿Cómo acceden las aplicaciones a información privada del usuario sin los permisos necesarios? Las apps burlan los mecanismos de control del sistema operativo mediante los side channels y los covert channels. Vallina hace la siguiente comparación: “Para entrar en una casa [el dato del usuario] puedes hacerlo por la puerta con la llave que te ha dado el dueño [el permiso], pero también lo puedes hacer sin consentimiento del propietario aprovechándote de una vulnerabilidad de la puerta [un side channel] o con la ayuda de alguien que ya está dentro [covert channel]”.

Puedes abrir una puerta con una llave, pero también puedes encontrar la forma de hacerlo sin tener esa llave”. Lo mismo ocurre al intentar acceder a la geolocalización de un terminal. Puedes no tener acceso al GPS, pero hallar el modo de acceder a la información del posicionamiento del usuario.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA