EE.UU. VS. Huawei: No es el fin del mundo, por ahora

Si usted es usuario de la firma china sepa que podrá seguir usando su teléfono con normalidad. No caiga en los memes.

23 may 2019 / 00:01

Estados Unidos le dio un duro golpe al fabricante chino Huawei, luego de que el gobierno de Donald Trump lo acusara de espionaje y decidiera agregarlo a la lista de empresas con las que las compañías estadounidenses no pueden hacer negocios a menos de que cuenten con una licencia (por ahora tiene una hasta el 19 de agosto).

Enseguida, el domingo último, Google anunció una ruptura que parecía significar que los teléfonos de la compañía se volverían inútiles. Se hablaba de un sistema operativo Android que no volvería a actualizarse y del bloqueo de aplicaciones tan comunes como Gmail, Google Maps y del mismo buscador.

Sin embargo, de a poco se han ido resolviendo dudas que devuelven la calma a los usuarios. Se sabe: que los equipos ya vendidos y en perchas se seguirán actualizando, que Huawei trabaja en un nuevo sistema operativo para sus siguientes equipos y que aún no todo está dicho... En 90 días muchas cosas pueden cambiar.

Entonces si pensaba rematar su teléfono o regalarlo, sepa que ha caído en las garras de los memes. Le dejamos 7 claves para entender lo que sucede.

1. Su teléfono no se volverá un cenicero

El principal temor de los usuarios es que, al suspenderse las actualizaciones de Android y de Google Play Store, los dispositivos caigan de a poco en la obsolescencia (que el equipo se torne obsoleto, inútil o inservible por diversos procedimientos). Sin embargo, Huawei ha afirmado que sus smartphones y tabletas ya existentes, es decir, los que ya se vendieron y los que están a la venta y en inventario, se podrán usar con total normalidad y no se verán afectados por el veto, además seguirán recibiendo actualizaciones de seguridad y servicios post venta. Entonces si usted tiene un Huawei en el bolsillo, no tendrá problemas porque su contenido fue negociado antes de que entrara en vigencia la sanción. El problema podría empañar el lanzamiento de los nuevos teléfonos.

2. Sí puede comprar el mate 20 o el p30

Los equipos antiguos y recién llegados a las perchas siguen funcionando sin problemas. Es más, la marca lanzó, el martes, unos nuevos teléfonos de la línea Honor. La dificultad vendría ante la imposibilidad de actualizar la siguiente versión del sistema operativo, pero es algo que no está confirmado hasta el momento, ni que afectará el rendimiento del equipo a corto ni mediano plazo. Quizá para cuando se sepa de la próxima actualización el conflicto habrá encontrado una solución que beneficie a todos.

3. Se puede vivir sin Google y sus apps

Huawei vive sin Google desde hace nueve años en China. En ese país, tiene disponibles otras aplicaciones como alternativa, entre las que sobresale WeChat. Esta app creada en el 2011 es un todo en uno: red social, permite mandar mensajes, crear y compartir documentos, almacenar fotos, enviar textos y mensajes de voz, y hasta realizar pagos. Sin embargo, existe una forma no oficial ni tan segura de descargar aplicaciones fuera de la tienda (por APK), pero es una opción que podría permitirle seguir usando las aplicaciones que tanto le gustan.

4. Nacería un tercer sistema operativo

Al igual que cualquier otra compañía, Huawei tendría acceso al código abierto de Android y podría usar el sistema operativo que se ofrece a través de ese programa. Pero parece poco probable que lo haga si Google decide no darle acceso a su ecosistema. El fabricante chino ha dicho que está trabajando en su propio sistema operativo, basado en una versión pública de Android y que ya lo usa en el mercado chino. Está claro, que la marca no se aventurará a lanzar una tecnología que haga extrañar a sus rivales.

5. La pelea es entre gigantes y no se ha descartado un acuerdo

Huawei es ya el mayor proveedor a nivel mundial de equipos de redes y el segundo fabricante de smartphones que más vende. Una ruptura con Estados Unidos podría enfocarlo en fabricar todos sus componentes en territorio nacional, considerando que China ya cuenta con una política que aspira a la independencia tecnológica antes del año 2025. Las compañías tecnológicas estadounidenses, enfrentándose a una caída en sus ventas, podrían responder con despidos. Más de 52.000 empleos en el sector tecnológico de EE.UU. están ligados a las exportaciones chinas. Es más, el mismo Google pierde al no poder mostrar sus anuncios en teléfonos Huawei (59 millones vendidos hasta marzo, casi 23 millones más que Apple).

6. El panorama para apple no es bueno

Se cree que las pérdidas para Huawei podrían traducirse en ganancias para Samsung y Apple, sin embargo, la marca de Steve Jobs también resultaría perjudicada si China decide tomar represalias. La mayoría de los iPhone se ensamblan en China y, el gobierno, por ejemplo, podría tomar otras medidas que entorpezcan la cadena de suministro. Una razón más para pensar en una solución en estos 90 días.

7. Tampoco para la 5G...

La firma de Shenzhen es el único fabricante con una solución completa para probar toda la red: antenas, envío de señal, móviles y routers para el hogar. Lleva 10 años invirtiendo en 5G y el mercado reconoce de manera unánime su liderazgo. En la actualidad ha firmado 40 contratos comerciales 5G con operadores de todo el mundo y ha desplegado para ellos 70.000 antenas. Sin embargo, pese a los esfuerzos de Huawei para tratar de convencer a todos sus clientes de que sus redes son seguras, el beneficio de la duda está presente y las telefónicas están dispuestas a retrasar el despliegue de 5G para hacerlo con garantías.

Si aún le quedan dudas Obed Borrero (@virtualizate), el Tech Guru para Wapa TV, experto y consultor internacional en temas de tecnología y redes sociales para múltiples medios, explica a EXPRESO, las principales claves de la disputa.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA