En camino al holocausto de los insectos

La Tierra está viviendo el mayor evento de extinción desde hace más de 60 millones de años.

17 feb 2019 / 00:01

Si se juntara a todos los insectos que existen en la Tierra y se sumara su peso, la masa resultante sería aproximadamente diecisiete veces más grande que la formada por todos los seres humanos sobre el planeta. Y es que son los animales más abundantes y diversos que existen, pero podría no seguir siendo así.

Casi la mitad de las especies de insectos, esenciales para los ecosistemas y la economía, están en declive en todo el mundo, señala un estudio, que advierte sobre su efecto potencialmente catastrófico.

La conclusión que sintetiza la idea de 73 estudios es clara: a menos que se cambie la forma en la que se producen los alimentos, los bichos podrían extinguirse en pocas décadas.

Hoy en día, al menos un tercio de las especies están amenazadas de extinción y cada año se añade un 1 por ciento más a la lista. Este cálculo lo realizaron Francisco Sánchez-Bayo y Kris Wyckhuys, de las universidades australianas de Sídney y Queensland y significaría el “episodio de extinción más masivo” desde que desaparecieron los dinosaurios.

“La proporción de especies de insectos en declive (41 %) es dos veces mayor que la de los vertebrados y el ritmo de extinción de las especies locales (10 %) es ocho veces mayor”, señalan ambos expertos.

Especialmente, abejas, mariposas, polillas, escarabajos peloteros y grillos. El 53 % de los lepidópteros (el orden donde están las mariposas y las polillas) el 50 % de los ortópteros (saltamontes, grillos, etc.) o el 40 % de las abejas ha visto un descenso de su población. A eso se suma que la mayoría de las especies de escarabajo pelotero están en un estado de vulnerabilidad considerable.

Las repercusiones que esto tendrá para los ecosistemas del planeta son, como mínimo, catastróficas, ya que los insectos se encuentran en la base estructural y funcional de muchos de los ecosistemas del mundo desde su aparición al final del período Devónico, hace casi 400 millones de años.

“Una circunstancia de este tipo no puede ser ignorada y debería empujar acciones para evitar un colapso catastrófico de los ecosistemas naturales”, señalan estos científicos, cuyas conclusiones son publicadas en Biological Conservation.

Entre las razones de este declive, se señala la alteración de su hábitat y el uso de pesticidas sintéticos, que hacen parte de la agricultura intensiva desarrollada en el mundo en los últimos 60 años.

El estudio se basa particularmente en los casos de Europa y Estados Unidos, donde se dispone de un seguimiento más regular. Pero estos factores se aplican a todos los países del mundo, por lo que las consecuencias son las mismas en los países tropicales y en desarrollo. También explicaciones patógenas (especies invasoras) y, el cambio climático.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA