Altavoz inteligente: Su popularidad supera a la del smartphone

Se espera para el mismo año, que existan casi tantos asistentes activados por voz en el planeta como adultos.

13 jun 2019 / 11:05

En 2021, habrán más altavoces inteligentes en las casas de los consumidores que tabletas, según un informe de Canalys, la firma líder mundial en análisis de mercado de tecnología. No solo eso. Se espera para el mismo año, que existan casi tantos asistentes activados por voz en el planeta como adultos.

Lo curioso es que los teléfonos móviles tardaron unos 30 años en superar el número de los humanos, mientras que Alexa, Google Home y sus pares pueden llegar en menos de la mitad de ese tiempo.

Todo apunta a que la tasa de adopción de ‘smart speakers’ será mucho más rápida que la de radio, televisión, internet o teléfono inteligente. ¿Cuál es su secreto? Permitir la interacción con máquinas solo a través de su voz y, hacerlo bien.

Son capaces de encender las luces, regular la temperatura, reproducir música, leer las noticias o un libro, informar sobre el tráfico, establecer alarmas, contar cuentos y hasta ayudar a conciliar el sueño con sonidos relajantes. Todo gracias a órdenes por voz, incluso a varios metros de distancia y, sin pulsar botones.

La tasa de satisfacción de los usuarios de estos dispositivos supera con creces la que tuvo en sus primeros años el teléfono inteligente, según un informe sobre el consumidor digital de la multinacional Accenture, dedicada a la prestación de servicios tecnológicos.

En el mercado se encuentran estos equipos desde los 30 dólares (los más básicos) hasta los $ 230 (los que incluyen una pantalla de 7 a 10 pulgadas). Google y Amazon fueron los primeros en apostar por esta tecnología. De a poco se les suma Samsung, Bose y Spotify.

Altavoz inteligente: Su popularidad supera a la del smartphone

Google Home tiene un hermano mayor. Se trata de Nest Hub, un altavoz que amplía las funciones que son capaces de realizar los asistentes Google Home (el más barato cuesta $30). Incluye una pantalla táctil de 7 pulgadas, con dos micrófonos de largo alcance para poder darle órdenes a distancia. También un sensor de luz que hace que se adecue a la luminosidad del ambiente en cada momento. Está pensada para solicitar la reproducción de vídeos cortos como videoclips, tutoriales y recetas, además de mostrar Google Maps o servir como marco de fotos cuando no se esté usando. Cuesta $150.

Alexa en todos los tamaños. El asistente de voz de Amazon también tiene versiones con y sin pantalla como Google. En total son siete. Basta decir “Aleza” cerca de la bocina Echo y luego con un simple comando de voz, podrá reproducir música, controlar dispositivos o comprar en Amazon. Se venden desde $ 50 hasta 230. Si tiene varias bocinas en casa, solo el dispositivo más cercano le responderá, gracias a una función llamada Echo Spatial Perception (percepción espacial Echo).

Altavoz inteligente: Su popularidad supera a la del smartphone

Spotify también sigue la línea. Es el primer dispositivo físico de la compañía sueca. El ‘Car Thing’ será un altavoz inteligente que se conectará a la toma de 12 voltios que integran los vehículos y que se sincroniza con el smartphone del usuario. Se podrá controlar por voz, como todo altavoz inteligente, y permitirá acceder a Spotify y a las listas de reproducción del usuario. Por ahora se encuentra en etapa de prueba con algunos usuarios Premium en Estados Unidos.

Altavoz inteligente: Su popularidad supera a la del smartphone

Bose se suma a la tendencia. La firma ha lanzado un altavoz ‘smart’, con el asistente de voz Google Assistant incorporado. Además de recibir y cumplir órdenes, ofrece un sonido envolvente, de 360 grados, que permite llevarlo a toda la estancia de manera homogénea y sin perder calidad en ningún momento. Una de sus características destacadas es su función multi Room, que permite sincronizar este altavoz con otros. Precio: $ 270.

Altavoz inteligente: Su popularidad supera a la del smartphone

Chatterbox, una opción personalizable. Este altavoz puede tener un uso similar al de Alexa o del Google Home, la diferencia es que lo puede programar solo o en compañía de sus hijos. Viene desmontado y en distintas piezas de cartón grueso. Trae una pequeña placa (Raspberry Pi 3B) que se coloca en la parte trasera de la estructura, y de un altavoz que se coloca en el frontal. Además en la parte superior tiene un botón de color amarillo que sirve para poder hablar con él. El sistema operativo que le da vida es programable y trae tutoriales para lograrlo. Estaría a la venta este año por menos de $ 100.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA