El feminismo, cada día más fuerte

09 mar 2019 / 00:01

Las mujeres pararon y Madrid se paró. Cientos de miles de personas, en su mayoría mujeres, llenaron las calles de la capital española en una marcha con la que exigieron —principalmente— igualdad de derechos sociales y laborales y el fin de la violencia machista.

La huelga, que inició oficialmente en la noche del 7 de marzo, se mantuvo durante todo el viernes en distintas partes de Madrid. Por la mañana, organizaciones y grupos sindicales leyeron sus manifiestos, luego se realizaron picnics en concentraciones en la Puerta del Sol, Atocha y el barrio de Lavapiés, en las que las presentes recargaron fuerzas y disfrutaron de conciertos.

Ya para las cinco de la tarde la ciudad estaba de cabeza. Las calles y las estaciones de metro estaban abarrotadas de gente, todos yendo hacia el mismo lugar: el punto de partida de la manifestación feminista que había sido convocada para las siete de la noche.

Aunque faltaban dos horas, ya estaban casi todos. Pancartas, pitos, altavoces, pañuelos y gorros morados destacaban entre la multitud que coreaba “Madrid, tumba del machismo”.

En poco tiempo no hubo espacio para más. La Policía Nacional puso una cifra de 350.000 asistentes, el doble que la huelga del año pasado, catalogada hasta ahora como la más grande en la historia de los 8 de marzo.

“De camino a casa queremos ser libres”, “somos el grito de las que ya no están”, “se va a caer el patriarcado”, “luego diréis que somos cinco o seis”, eran algunos de los lemas que gritaban las mujeres en el recorrido de casi cinco kilómetros que duró hasta la medianoche.

A la marcha también asistieron hombres de todas las edades. Llevaban carteles, cantaban y acompañaban a las mujeres como símbolo de apoyo a la lucha feminista, que cada día se hace más fuerte.

El feminismo, cada día más fuerte

Durante la manifestación también hubo lugar para las críticas hacia los políticos, en especial hacia VOX, el partido de extrema derecha que buscar ganar terreno en las próximas elecciones de abril y mayo y que se ha declarado en contra de la Ley contra la Violencia de Género.

En otras ciudades de España la escena fue similar. Datos oficiales detallan que en Barcelona marcharon 200.000 personas, otras 120.000 en Valencia y 50.000 en Sevilla.

Sin duda, un día histórico para el feminismo español y mundial.

Un periodismo digno y feminista

Las periodistas españolas se volcaron al mediodía de este viernes en la plaza que está junto al museo Reina Sofía, en Madrid, para exigir a los medios de comunicación que se incorpore en la línea editorial valores de igualdad, equidad y libertad de las personas.

Además, pidieron que las informaciones vayan en contra de cualquier tipo de discriminación y que los puestos de trabajo en televisión sean escogidos bajo estándares de profesionalismo y no de imagen.

“Las periodistas y las profesionales de la comunicación nos unimos a la huelga del 8 de marzo para reivindicar un periodismo digno y feminista. Suscribimos uno por uno todos los puntos del manifiesto ‘Las periodistas paramos’: lucha contra la brecha laboral, techo de cristal, precariedad, acoso laboral y en redes, y enfoques parciales”, mencionaron varias mujeres al inicio del acto.

También enfatizaron en la necesidad de que, en las noticias sobre violencia machista, se ponga el foco en el agresor y no en la víctima. “Pedimos que se dé voz a especialistas, restando protagonismo a las voces del entorno”, dijeron, “porque la violencia de género no es un problema individual, es un problema estructural”.

LAS OPINIONES VERTIDAS EN LOS BLOGS Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN RECOGEN EL PUNTO DE VISTA DE SUS AUTORES Y NO NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE ESTE DIARIO.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA