Guayas, centro operacional para la trata de personas

Un diagnóstico internacional la sitúa como un lugar de origen, tránsito y destino de trata de personas. Las víctimas de utilización sexual no colaboran.

16 abr 2018 / 00:00

La provincia del Guayas se ubica como ‘un lugar de origen, tránsito y destino de trata con fines de explotación sexual, laboral y de mendicidad’.

Así lo afirma un estudio realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cuyos resultados fueron plasmados en el ‘Resumen ejecutivo del diagnóstico situacional sobre la trata de personas realizado en Guayas’, que fue presentado el pasado viernes en las instalaciones del ECU-911 de Samborondón, en coordinación con el Ministerio del Interior.

Coralía Sáenz, de la OIM, manifestó que el diagnóstico duró alrededor de un año y su objetivo es caracterizar el delito, las víctimas y victimarios, para determinar una línea base sobre la problemática en la provincia. Esto abarca a Pichincha y Manabí, donde se presentan similares escenarios.

Según el documento, la provincia no solamente es utilizada para la captación, tránsito y destino de trata con fines de explotación sexual interna; sino también internacional, lo que afecta tanto a mujeres adultas como a adolescentes, que provienen de hogares pobres, con bajo nivel educativo y que han sido víctimas de violencia intrafamiliar y de género.

Guayaquil, Durán, Milagro y El Empalme se ubican como las ciudades donde se detectó mayor incidencia del delito. Estos cantones fueron seleccionados a partir de seis criterios que combinan denuncias o referencias sobre el delito de la trata de personas, con factores demográficos, económicos y geográficos que inciden en la presencia de la trata de personas, señala el informe.

De acuerdo con la información que proporcionó la Fiscalía General del Estado respecto a las noticias criminis que se asentaron en Guayas entre los años 2013 y 2016, en ese periodo se receptaron 99 denuncias de trata de personas en Guayaquil, Milagro, Durán, El Empalme, Daule, Yaguachi y El Triunfo. Y con base en esas denuncias se confirmó que el delito está focalizado en el Puerto Principal, donde se registraron 76 escritos en ese periodo.

No obstante, solo cuatro de ellas llegaron a sentencias. Según el fiscal de Personas y Garantías del Guayas, César Peña, las víctimas desisten a las pocas horas o al siguiente día de presentar la denuncia.

Aunque no existe la figura del desistimiento, “el inconveniente es que con el sistema oral, la víctima tiene que hacer un testimonio anticipado, pero ya no quiere acudir ante el juez, por lo que no se puede llevar a juicio”, explica el fiscal, quien logró una sentencia de 16 años de cárcel contra dos proxenetas que prostituían a menores de edad en el barrio de tolerancia conocido como la 18.

El estudio muestra además rutas puntuales sobre el traslado de las víctimas al interior del Guayas, desde los cantones pequeños hacia los grandes y hacia otras provincias.

Según Peña, en cantones cercanos existen personas que se dedican a este tipo de delitos. Acuden a los pueblos, donde convencen a las jóvenes y sus familiares. También las captan en los burdeles o vía Internet.

“Las enamoran, las engañan, les dan obsequios, las convencen y se las llevan supuestamente como pareja. Estando con la víctima, la convencen para que genere un trabajo. Ella al comienzo se resiste, lo que provoca un maltrato físico, psicológico y verbal. La someten hasta que la obligan a ese mundo...”.

Y son Guayaquil y Quito las ciudades donde los proxenetas distribuyen a las víctimas de trata, asegura el fiscal. Las mantienen en burdeles 15 días o las van turnando y con base en ese ‘trabajo’ van obteniendo sus beneficios.

En Manabí

A diferencia de Guayas, Manabí muestra un escenario para la explotación sexual y explotación laboral con fines delictivos.

Las clases

Existe además trata de personas en reclutamiento para conflictos armados, extracción o venta de órganos, matrimonio servil.

Las sanciones

Según los artículos 91 y 92 del COIP, la trata de personas es sancionada con entre 10 y 26 años, en caso del fallecimiento de la víctima.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA