Steve Hanke: “Ecuador es visto como país arriesgado para invertir”

28 ago 2016 / 00:37

Sara España

espanas@granasa.com.ec Guayaquil

Steve Hanke es considerado el padre de la dolarización. Asesoró a Ecuador cuando cambiaba el sucre por la moneda estadounidense. Fiel defensor de la estabilidad monetaria que la divisa otorga, dijo a EXPRESO que Ecuador estaría en mayores problemas económicos si pudiera emitir billetes propios. Hoy, el profesor de Economía Aplicada de la universidad Johns Hopkins (EE. UU.) ‘aplica’ sus conocimientos y su evaluación, como experto de la calificadora de riesgo país Euromoney, a la gestión política del Gobierno. Y no pone buenas notas.

- La agencia de calificación Fitch acaba de rebajar la nota a Ecuador de un B estable a un B negativo. ¿Es un cambio justificado?

- En general, sí. El verdadero problema de Ecuador es que el Gobierno no ha sido disciplinado y ha sido muy descuidado en el manejo del presupuesto.

- Usted dijo en una entrevista anterior en EXPRESO que si no fuera por la dolarización, Ecuador tendría una calificación peor. ¿Cómo de baja?

- Si Ecuador no fuese una economía dolarizada, no habría ningún tipo de disciplina que condicionara a los políticos. Si el país sale de la dolarización, Ecuador entraría en crisis.

- ¿Esta situación es consecuencia del panorama internacional con el precio del petróleo a la baja y la apreciación del dólar o también influye la política económica del Gobierno de Rafael Correa?

- Los bajos precios del petróleo han golpeado a Ecuador, pero desde ya, puedo anticipar que a finales de 2017, el barril de crudo estará en torno a los 70 dólares. Dicho esto, el gran problema ha sido la política económica de Correa. Por ejemplo, después de que decidiera caer en ‘default’ al incumplir en el pago de bonos en diciembre de 2008, el precio del barril de petróleo ecuatoriano se hundió un 59 % respecto al referente del Brent desde el 80 % del mes anterior al ‘default’. Esto es solo un ejemplo de las malas políticas de Correa. Fue él quien provocó el hundimiento del precio del petróleo ecuatoriano con el incumplimiento de 2008. Ese fue un shock petrolero atribuible específicamente a Correa que nada tuvo que ver con el mercado general de petróleo.

- No es así como se cuenta...

- El presidente Correa, como muchos políticos, usan su despacho presidencial para lanzar discursos exaltados en los que utilizan una retórica provocativa (que a menudo no se ajusta a la realidad). Él actúa como si estuviera por encima de todo el mundo. Pero en el mundo de las finanzas, los expertos son los que están por encima. De hecho, los expertos son los que evalúan su desempeño y esas calificaciones son las que cuentan en el mundo real porque determinan el costo de financiamiento de Ecuador.

- ¿A eso se debe que la última colocación de bonos tuviera una tasa de retorno del 10,75 %?

- En el caso de Ecuador, la calificación de Correa que dan los expertos, como yo, es baja. Como resultado, Ecuador asume un costo de financiamiento externo alto que llegó a 10,75 % en la colocación del pasado mes de julio. Fue más alta que las tres emisiones anteriores al 7,95 %, 10, 5% y 8,5 %, respectivamente. Además, esa tasa tan alta se paga en un momento en el que los tipos de interés del mercado internacional están más bajos de lo que estuvieron cuando se hicieron las tres emisiones anteriores. Así que los expertos son los que cuentan. Son los evaluadores que determinan los costos de financiamiento de Ecuador en el mercado internacional. Cuando los expertos hablan, los mercados internacionales escuchan.

- ¿Cambiaría la situación del país o la percepción de los mercados si en 2017 hubiese un cambio de Gobierno?

- El partido de Correa ha demostrado su incompetencia. Si se mantiene en el poder, puedo anticipar que continuará la tendencia cuesta abajo en las tasas de crédito.

- ¿Qué puede hacer Ecuador para revertir la opinión de los mercados internacionales y, por ende, mejorar sus condiciones de acceso a financiamiento externo?

- La opinión en los mercados internacionales se basa en datos objetivos. Ecuador debe desechar sus actuales tintes chavistas y adoptar políticas de libre mercado que se sabe que funcionan. Eso mejoraría inmediatamente sus calificaciones.

- Pero, ¿qué tipo de medidas deberían adoptarse?

- La lista es muy larga. Acapararía todas las páginas del periódico.

- Y, ¿podría Ecuador ignorar la percepción internacional y seguir adelante?

- Sí. Incluso Corea del Norte sobrevive así, pero pobremente.

- Para 2018, habrá que ajustar internacionalmente las normas (NIIF) para la evaluación de créditos a nivel bancario. Se tomará en consideración la situación macroeconómica de un país para el aval crediticio. ¿Eso significa que los ciudadanos sentirán directamente el impacto de la evolución económica? ¿Es esto justo? ¿Y necesario?

- Cualquier institución financiera debería siempre considerar el panorama económico antes de conceder un crédito. Es prudente y justo.

- Otros analistas de riesgo han comentado a EXPRESO que la calificación del país no alcanza lo que se llama “grado de inversión”. Es lo que mide la confianza y la estabilidad de las inversiones. ¿Está lejos Ecuador de ese estatus? ¿No es un buen país para la llegada de capitales?

- El derecho a la propiedad en Ecuador no es seguro. El sistema judicial ecuatoriano y la mayoría de los jueces no son confiables. Además, el actual Gobierno se ha encargado de crear un régimen de incertidumbre -si nadie sabe cuáles son las reglas del juego hoy, ni hablar de cuáles serán mañana. Por estas razones, los inversores extranjeros no demuestran interés en Ecuador. El país es visto generalmente como un lugar inseguro y arriesgado para invertir. Y si dejaran la dolarización, sería incluso más inseguro y más riesgoso.

Nueva norma para ver el riesgo crediticio

Las nuevas normas (NIIF 9), que entrarán en vigor a más tardar en enero de 2018 por determinación de la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB), pueden hacer más estrictas las condiciones de acceso a un crédito al exigir un análisis más riguroso de factores económicos futuros para estimar pérdidas por incumplimiento. La directriz actual, Basilea, tiene un modelo de riesgo crediticio que determina la calidad del cliente independientemente del ciclo económico, mientras que la NIIF 9 requiere la incorporación de variables macroeconómicas que puedan influir sobre el comportamiento de los clientes”, según explicó el organismo mandante. El cambio eleva la complejidad de los cálculos, ya que ahora estos partirán de hechos económicos actuales y futuros que involucran un mayor nivel de incertidumbre.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA