Hasta 13.000 dólares por entrar a la Policía

En 17 allanamientos se detuvo a 10 personas, incluidos médicos.

27 oct 2017 / 00:01

La sentencia por la presunta venta ilegal de pases en la Policía aún no está en firme y un nuevo acto de corrupción involucra a nuevos elementos del estamento de seguridad.

Pero esta vez no solo a ellos. La sospecha también recae en médicos del hospital de la institución, un poligrafista de la Inspectoría General y policías en servicio pasivo.

La madrugada de ayer en 17 allanamientos cumplidos en diferentes sectores de la capital, entre ellos la Inspectoría, el Regimiento Quito y el hospital policial, fueron detenidas 10 personas para investigaciones.

La acción fue liderada por la Fiscalía a través de la Unidad de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, y en coordinación con la Policía se extendió hasta las primeras horas de la mañana en Quito.

Los aprehendidos son sospechosos de asociación ilícita. Supuestamente, tramitaban, de forma ilegal, los ingresos a la Policía.

¿Cómo operaban? Según la fiscal del caso, Claudia Romero, se determinó que una mujer lideraba el grupo. Ella, a través de un listado de postulantes, se contactaba con los familiares para ofrecer ayuda para el ingreso a la institución.

Pero esa ayuda tenía un costo. Para pasar los exámenes médicos y físicos debían pagar 1.500 dólares. Si se trataba de superar las pruebas de confianza (el polígrafo) el costo era de 3.000 dólares. Y si el aspirante buscaba ingresar a la Escuela Superior de Policía Alberto Enríquez Gallo debía cancelar hasta 13.000 dólares.

Determinar cómo operaba el grupo requirió de más de tres meses de investigación. La fiscal señaló que las investigaciones iniciaron en julio pasado a partir de una denuncia en la que se detallaba la forma en la que se desenvolvían los detenidos.

En el operativo también participaron agentes de Criminalística, Grupo de Intervención y Rescate (GIR), Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y de la Unidad de Inteligencia Antidelincuencial (UIAD).

Según Romero, los sospechosos se reunían en sus domicilios para recoger el dinero, se comunicaban de forma frecuente, personal y por teléfono a través de claves, seudónimos y jergas. Burlaban el control de las autoridades con el cambio constante de números de contacto. El artículo 370 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) sanciona con pena de hasta cinco años ese delito.

En julio del 2015 otro escándalo de corrupción involucró a policías, incluido el excomandante del cuerpo, Fausto Tamayo, quien se entregó en febrero del 2016. Según las investigaciones de la Fiscalía, en la Policía se conformó una organización que participó en la venta ilegal de 1.347 pases.

Operaba en dos grupos: uno de inteligencia y otro de contrainteligencia que visitaban las unidades policiales para ver quiénes necesitaban los pases. Cada pase costaba entre 1.000 y 2.000 dólares. Entre octubre del 2014 y junio del 2015 la red habría movido seis millones de dólares. El excomandante fue condenado inicialmente a 13 años de cárcel. La Corte de Pichincha rebajó la pena a 28 meses.

Fiscalía pide fecha para la audiencia

Lavado de activos y enriquecimiento ilícito son los nuevos delitos encontrados por la Fiscalía en la presunta venta ilegal de pases policiales.

La Fiscalía de Pichincha pidió al presidente de la Corte provincial, Marco Rodríguez, que fije fecha y hora para formular cargos a seis personas.

Uno de los elementos de convicción es un informe con indicios de responsabilidad penal recibido el 6 de septiembre.

En una primera sentencia por delincuencia organizada contra el excomandante de Policía, Fausto Tamayo, y otros, se espera que la Corte Nacional resuelva el recurso de casación.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA