Reo asesinado en Quito era ‘testigo’ en el caso de desaparición de David Romo

La víctima ya habría recibido amenazas.

Quito /
17 ago 2019 / 14:16

Ni bien terminó el estado de excepción en las cárceles y la fuga de tres reos y el asesinato de otro en el Centro de Detención Provisional (CDP) de Quito, alertaron a las autoridades. Ambos hechos ocurrieron la madrugada y al mediodía del viernes. Las riñas y enfrentamientos en las cárceles ecuatorianas se han saldado siempre con muertos. Ocurrió en Guayaquil y en la cárcel de Cotopaxi en donde, tras amotinamientos, hubo presos que fueron asesinados. El incidente del CDP de Quito se sumó a la lista de grescas que dejaron víctimas y de presos fugados. Lo curioso dice Marcelo Toro, abogado del fallecido Carlos Navarro, es que en el momento del hecho en el centro carcelario había policías recogiendo indicios por la fuga de dos venezolanos y un ecuatoriano ocurrida la madrugada.

Navarro de 23 años, detenido por el supuesto robo de un celular, habría recibido cuatro puñaladas atribuidas a los presos alias ‘Templado’ y ‘Chulengue’ que lo habían agredido con armas artesanales. El 5 de septiembre tenía audiencia.

El parte policial levantado por el hecho recoge las versiones de guías y presos. Según los testimonios, a las 13:20 en el pabellón La Floresta del CDP se había producido una riña entre la banda de los ‘Vatos locos’ y ‘Latin King’ por 20 dólares en el economato (víveres).

Pero lo extraño del caso es que Navarro era el testigo clave en la desaparición del estudiante universitario David Romo. Él ya habría recibido amenazas porque era quien ubicó y reconoció a Romo en la clínica de desintoxicación del norte de Quito, según indicó su madre Maribel.

La mujer asegura que su hijo no tuvo nada que ver con el delito atribuido y que fue forjado. El occiso no alcanzó a rendir versión en la Fiscalía que abrió un nuevo expediente tras la anulación del caso.

La última persona con la que habló desde una cabina del CDP fue su novia. Ella dice que eran las 12:00 y cuando las visitas estaban suspendidas. Luego, cerca de las 15:00, los compañeros de celda le llamaron a decir que estaba herido. Alexandra Córdova, madre de David Romo, dice que es lamentable lo ocurrido por el dolor que debe sentir la familia. Su abogado, Álex Bonifaz, asegura que el fallecido no es un testigo del asesinato de David porque no fue asesinado, “él fue desaparecido forzosamente por elementos del Estado”, señala.

Insiste que a la defensa no le incumbe ese homicidio, él fue un falso testigo creado por la Policía y el fiscal de la época. David nunca estuvo en esa clínica, añade.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA