Correa pasó de presidente a procesado por secuestro

Hoy debe instalarse la audiencia preparatoria de juicio por el caso Balda. El exmandatario argumenta persecución política y va a instancias internacionales.

18 sep 2018 / 00:00

Es el primer caso, de los ocho que alcanzan a Rafael Correa, que llega hasta la Corte Nacional de Justicia. Él es procesado como expresidente de la República por su supuesta participación en el secuestro del activista político Fernando Balda, ocurrida en agosto de 2012, en Bogotá, Colombia.

La jueza nacional Daniella Camacho citó, a las 10:00 de hoy, a todos los involucrados para la audiencia preparatoria de juicio. Ella advirtió que, por ningún motivo, será diferida. La diligencia se instalará, sin embargo, sin uno de los actores principales: Correa está en Bélgica y solo será representado por sus abogados. En esta parte del proceso no es necesaria su presencia.

Él ha optado por defenderse en las redes sociales. Ayer, calificó el proceso como un show, fraude y persecución política. Correa asegura que hay “evidencias irrefutables de falso testimonio, pruebas forjadas y chantaje”. Y adelantó que, pase lo que pase en el proceso en la Corte, irá a instancias internacionales. Ayer, por ejemplo, denunció al Ecuador ante Naciones Unidas (ver nota adjunta).

Como parte de su ‘defensa virtual’, el exmandatario ha intentado desvirtuar el testimonio de Raúl Chicaiza, el agente de Inteligencia que, supuestamente participó en el intento de secuestro de Balda junto con Diana Falcón (ambos detenidos). Chicaiza, que tiene un acuerdo de cooperación con la Fiscalía, declaró que había informado a Correa del caso.

Pero ese no es el único indicio que la Fiscalía tiene en contra del exmandatario. En el proceso de investigación la entidad reunió, al menos, tres versiones y cuatro cartas que le hacen presumir que Correa “en su calidad de presidente de la República, al ser el superior inmediato y por ende jefe del secretario nacional de Inteligencia, fue quien ordenó la comisión de la infracción”. La Fiscalía está convencida que Correa “tuvo perfecto conocimiento” de la situación de Balda en Colombia así como de los esfuerzos de los agentes de Inteligencia para traerlo de vuelta.

La presunción, además, es que el intento de secuestro fue parte de una compleja operación financiada con recursos públicos. Y eso tendrá que demostrar el fiscal Paúl Pérez, en la audiencia preparatoria que debe instalarse hoy.

Indicios

Testigo

Según Diego Vallejo, exasesor, Rafael Correa le había ordenado directamente a José Serrano, entonces ministro de Interior, “para que lo trajeran a como dé lugar a Fernando Balda de Colombia”.

Carta

En una de las cartas enviadas a Correa, el exagente Raúl Chicaiza le dice: “Ecuador bajo su mandato por diferentes ocasiones ha direccionado a sus funcionarios de alto nivel prestar atención a este caso”.

Difusión roja

La Interpol revisa la orden de prisión

La Corte Nacional de Justicia envió, ayer, a la Oficina Central de la Interpol en Quito 86 copias certificadas sobre la vinculación de Rafael Correa al proceso penal, las medidas cautelares dictadas en su contra así como los testimonios anticipados de los exagentes Raúl Chicaiza y Diana Falcón. Esa documentación busca justificar la prisión preventiva dictada contra el exfuncionario y la consiguiente “difusión roja”. La Interpol tiene previsto revisar el caso Correa, el 15 de octubre.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA