Un sitial para la excelencia

El Gobierno reconoció al aporte a la cultura, la ciencia y la investigación. El primer mandatario destacó el aire de libertad que, dijo, se vive ahora en el país.

Quito /
10 ago 2018 / 00:01

De la formalidad castrense a la frescura de las artes y la cultura. El presidente de la República, Lenín Moreno, juntó, en una sola jornada, la conmemoración por los 209 años del Primer Grito de la Independencia y el Día Nacional de la Cultura.

El palacio de Carondelet fue el escenario para, según el mandatario, “reconocer el talento de artistas, de gestores culturales y de científicos”. Y allí estaban como el mejor ejemplo de ellos el músico Enrique Males Morales, el poeta Fernando Cazón Vera y el médico Marcelo Cruz Utreras, ganadores del Premio Nacional Eugenio Espejo.

Este reconocimiento se creó en 1975 y se ha entregado, hasta ahora, a 84 personas y 10 instituciones. Moreno aprovechó para recordar los méritos de Espejo, aunque no dejó de lado la política coyuntural. Con aparente inocencia recordó que, en su momento, Espejo estuvo en la cárcel. Tal vez, explicó, “la cárcel es un momento adecuado para que los políticos puedan meditar sobre lo que han hecho. A lo mejor, la cárcel no sea tan mala”.

Habló de la necesidad de periodistas y artistas “críticos y combativos”. Destacó la calidad musical de Males, la “contribución decisiva” de Cruz en el estudio del cerebro humano, así como “la fértil obra poética” de Cazón, también colaborador de EXPRESO, quien agradeció el premio en nombre de los homenajeados.

Más temprano, Moreno estuvo en la Escuela Superior Eloy Alfaro. La ceremonia militar fue el escenario para el ascenso de dos nuevos generales de división y cinco nuevos generales de brigada, además de la graduación de 21 tenientes especialistas y 135 subtenientes.

El primer mandatario aprovechó para contar que están saldando deuda que les dejó el Gobierno anterior. Dijo que se ha pagado 291 millones de dólares de los 437 que se debía al Issfa, y se ha invertido 130 millones. Y ofreció que, “en medida de las posibilidades”, se trabajará en la mejora del equipamiento militar.

Roque Moreira, comandante del Ejército, insistió en ese pedido: “Debemos adecuar nuestras capacidades operativas para enfrentar, en igualdad de condiciones, las amenazas de grupos irregulares que poseen armas de última generación”.

Un sitial para la excelencia
La Escuela Superior Militar Eloy Alfaro fue el escenario de la ceremonia castrense por la conmemoración de los 209 años del Primer Grito de Independencia.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA