La ‘mancha’ en la gestión de la Prefectura de Guayas

La limpieza de ríos y esteros fue operada con desorganización en la pasada gestión. Los contratos se firmaron sin licencias y se suspendieron sin razón.

Quito /
24 jul 2019 / 00:01

El origen de los problemas comienza a descubrirse. La Prefectura del Guayas, que cerró sus puertas por 60 días laborables y recurrió a créditos para pagar liquidaciones, tuvo irregularidades registradas desde abril de 2013. En la limpieza de ríos y esteros, por ejemplo, el Gobierno local dejó vacíos que le costaron tiempo, recursos y evidenciaron ineficiencia.

Entre el 11 de abril de 2013 y el 7 de septiembre de 2018, la Prefectura firmó seis contratos para el tratamiento de ríos, esteros y canales de la provincia. Solo en la comparación de valores contratados y pagados salta la primera alerta. La administración de Jimmy Jairala solicitó obras y maquinaria por 4,2 millones de dólares en seis distintos acuerdos. Al final del período, sin embargo, pagó 4,4 millones de dólares por cinco contratos. Es decir, la Prefectura pagó 1,2 millones de dólares más de lo planificado.

La diferencia de egresos, que bien podía aliviar la carga de deudas y la necesidad de pagos que tiene el Gobierno provincial, no es el único mal que se heredó. También hubo desorden en los procesos.

En 2014, por ejemplo, se solicitó trabajos de limpieza en diferentes esteros de Guayas. Al año siguiente arrancaron los trabajos, pero tuvieron que paralizarse porque la Prefectura nunca contó con los permisos ambientales para operar en zonas delicadas para el medio ambiente. Apenas en 2017, cuando se obtuvieron los permisos y se firmaron los acuerdos, se pudo continuar con las obras para beneficio de los pobladores de la provincia.

Las diferencias y retrasos provocaron que el pago por los trabajos se incremente en más de 8.000 dólares.

La informalidad se evidenció, además, en la terminación de contratos que afectaron al Estado y, sobre todo, a la provincia, durante 2015. La Prefectura cometió ilegalidades y terminó un contrato con una figura que no existe en la legislación ecuatoriana.

La Contraloría General del Estado detectó esa y otras fallas en su informe DNA5-0032-2019, aprobado el 28 de junio. Entre sus recomendaciones hay varias observaciones a la máxima autoridad del gobierno autónomo descentralizado.

Uno de los problemas más graves que evidenció el ente de control es que los burócratas de la Prefectura pasaron por alto fallas de los proveedores y contratistas. En varios casos se suspendieron trabajos de manera indefinida, sin que exista una razón detrás. Se atribuyeron pretextos que contaron con el apoyo del personal público.

Una de las alarmas más preocupantes, a decir de la Contraloría, es que no se cobraron multas por parte de la fiscalizadora a los proveedores que tuvieron retrasos y fallas en su labor. Fueron cerca de 9.000 dólares que nunca llegaron a manos de la provincia.

Para saber

Préstamo

Los 22 consejeros presentes aprobaron el informe de la Comisión de Planificación y Presupuesto que autoriza la obtención de 9’244.450 dólares con un plazo de pago de 5 años.

Cerrado

El nuevo prefecto de Guayas, Carlos Luis Morales, ordenó que la entidad cierre por unos 60 días para hacer auditorías internas de gestión. El plazo concluirá en los próximos 20 días.

Informes

La Contraloría General del Estado mostró, además, que entre abril de 2013 y septiembre de 2018 hubo cancelaciones anticipadas que no fueron justificadas por parte de la Prefectura.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA