Casa Para Todos, el plan a medias de Lenín Moreno

La economía y la falta de planificación pasan factura a la promesa presidencial de campaña. Se han entregado 28.185 viviendas, de 220.000 ofrecidas.

16 sep 2019 / 00:01

En campaña, el presidente Lenín Moreno ofreció 325.000 casas; pero luego dijo que por la situación del país esa cifra descendería a 220.000 viviendas subvencionadas total o parcialmente por el Estado, lo que representa 105.000 inmuebles menos. Hoy, a dos años de su mandato, incluso esa nueva meta parece lejana de cumplir.

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), rector de la propuesta, confirmó a EXPRESO que hasta agosto de 2019 la misión Casa para Todos ha efectuado la construcción y entrega de incentivos para apenas 28.185 viviendas, con una inversión total de $ 301’390.539.

A ese ritmo, cumplir con lo ofrecido será difícil. Juan José Jaramillo, exdirector zonal del Miduvi y experto en urbanismo, reconoce que la propuesta del presidente es bastante ambiciosa, sobre todo porque durante la ejecución del plan se hallaron otras barreras.

En estos dos años se pudo palpar de manera más eficiente la realidad. No solo la situación financiera constituye un obstáculo, también la falta de espacios. Los terrenos son una dificultad clave. Se intenta no construir en sitios alejados de servicios o de la ciudad, pero hallar aquello es difícil, analiza.

Los Proyectos de Vivienda de Interés Social (VIS) desarrollados en terrenos de propiedad del Estado han requerido ser gestionados con instituciones públicas a nivel nacional, prefecturas, municipios, ministerios y otros. El Miduvi confirma que es reducido el número de predios que han cumplido con los requisitos mínimos para construir luego de pasar por la evaluación respectiva.

Son requerimientos mínimos de infraestructura, como dotación de servicios de agua potable, alcantarillado, luz, telecomunicaciones, vías de acceso, entre otros. Además, deben acatarse ciertos criterios jurídicos respecto a documentos de propiedad y/o escrituras, los cuales o deben encontrarse a nombre del Miduvi o pertenecer a empresas públicas ejecutoras de vivienda.

El Miduvi sostiene que la planificación realizada originalmente se la efectuó tomando en cuenta una situación económica más favorable para el país, que permitía proyectar acciones en un entorno más favorable para el desarrollo, pero la planificación ha tenido que ajustarse según el flujo de recursos con el que se cuente para el desarrollo del proyecto.

“No existía “mesa servida”, ¿por qué íbamos a mentir a los ecuatorianos? Por ello decidimos primero transparentar las cifras económicas para comprometernos; después, construir las viviendas de acuerdo a la realidad actual y cumpliendo con el mandato constitucional de velar por el derecho a una vivienda digna”, cita la entidad.

Pero el plan inicial desinflado no solo es culpa de la crisis que dejó el Gobierno de Rafael Correa, donde Moreno fue vicepresidente, sostiene la urbanista Cecilia Bermúdez, exfuncionaria de la Junta de la Vivienda de Manabí y del Miduvi. “Este es un problema de política mal aplicada que viene arrastrando todo gobierno y pasa por no definir correctamente las bases del proyecto, sino más bien improvisar en la marcha”.

Por la rapidez de cumplir los ofrecimientos, no se prepara la información técnica requerida adecuadamente. No hay análisis, no hay base informativa real. Las normas internacionales dicen que se deben recoger datos cada década y las entidades deben trabajar con proyecciones. No solo poblacionales, sino migratorias y económicas; pero los municipios no tienen mayor información, explica.

Por parte del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda no ha existido un censo, reconoce el Miduvi, pues no es competencia de la institución. A pesar de ello, la Dirección de Registro Social, como entidad responsable del registro administrativo y establecimiento de los umbrales de pobreza, remite mensualmente la base de datos actualizada, la que permite al Ministerio identificar la demanda potencial de posibles beneficiarios a través de sus 23 oficinas técnicas.

Para el año 2019, el Estado ecuatoriano ha financiado el programa con recursos fiscales y de créditos internacionales con el Banco Interamericano de Desarrollo, Agencia Francesa de Desarrollo, Corporación Andina de Fomento y Banco de Desarrollo de China. Para continuar con su ejecución, el Ministerio de Economía y Finanzas proporcionará las fuentes de financiamiento necesarias para continuar con la ejecución de viviendas en el país.

De un universo de 28 mil, el Gobierno ha entregado 24.859 viviendas. El territorio con mayor número de casas construidas e incentivos es Manabí, con 20.126, le sigue Esmeraldas, con 3.790, y Guayas con 827.

Datos

Realidad

El déficit cuantitativo de vivienda a nivel nacional, al año 2018, fue del 12,45 % de acuerdo a la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo del INEC

Escenario

Ese mismo documento dice que existen 573.530 hogares con déficit habitacional cuantitativo (viviendas cuyas condiciones habitacionales son irrecuperables).

Acción

En base a la estadística se estableció la “población objetivo” que atiende Casa para Todos. Fue elegido el sector social con mayor grado de vulnerabilidad y pobreza.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA