‘Peregrinando’ a Carondelet

Organizaciones están abiertas al diálogo gubernamental. Tienen varias propuestas en su agenda. El Ejecutivo no ha difundido el mecanismo a aplicar

09 jun 2017 / 00:02

Las cartas como primera opción. Organizaciones sociales y actores políticos dan el primer paso para llevar a la práctica el llamado al diálogo ofrecido por el presidente Lenín Moreno.

Desde su posesión, el 24 de mayo, el mandatario ha recibido, al menos, una decena de misivas de sectores que dicen haber sido relegados por la anterior administración. Todas llegan con pedidos específicos.

La oferta del Ejecutivo es formar mesas temáticas de diálogo aunque, hasta el momento, no se ha establecido desde cuándo empezarían a funcionar ni cuál será el mecanismo.

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) es uno de los grupos que decidió ir más rápido. Ayer sus dirigentes entregaron un documento en el que aclaran que jamás se han cerrado al diálogo. “Tenemos una plataforma de lucha sobre la que esperamos conversar. Hay que dialogar sobre el derecho de contratación colectiva, una nueva ley de seguridad social, pero también plantearemos reformas a la ley de Comunicación”, dijo el presidente del FUT, José Villavicencio.

Casi al mismo tiempo arribó a la Presidencia una delegación de activistas que defienden de la extracción minera al páramo de Quimsacocha, en Azuay. Dos son los puntos que plantean para abrir el diálogo.

Lo primero es declarar al país libre de minería metálica y frenar la actual explotación minera. El segundo pedido es más político y de actualidad. “El presidente debe entender que la verdadera mina no está en Quimsacocha, está en el combate a la corrupción y, por eso, le exhortamos a que pida la renuncia al vicepresidente Jorge Glas”, explicó a EXPRESO, Carlos Pérez.

En su discurso de cambio de mando, Moreno se mostró dispuesto a “ceder espacios en función de los grandes objetivos nacionales”, aunque no comparte la visión de los grupos sociales o políticos que buscan “el todo o nada”.

Mientras el FUT espera tener una respuesta a su carta la próxima semana, los defensores del agua amplían al plazo. “Si no hay respuesta en 30 días se activará la resistencia con fuerza. Habrá diálogo si vemos cambios y un ánimo sincero”, añadió Pérez.

El miércoles, el turno de enviar una carta fue del alcalde de Quito, Mauricio Rodas, que espera sentarse con Moreno para discutir temas como la movilidad, financiamiento estatal y la agenda social y económica de la ciudad.

Todos estos pedidos surgen en un momento en el que las investigaciones por presuntos actos de corrupción acaparan la atención del Ejecutivo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA