Registran sus nombres en la piedra sagrada

Los peregrinos caminan hasta la roca Chilintosa, en Mulaló, Cotopaxi. La Virgen de la Merced está tallada en el lugar.

20 sep 2019 / 23:27

Cruz María Iza cumplió su objetivo. Quería conocer el sitio sagrado de la Protectora del Volcán o la Virgen de la Merced y para eso le pidió en oración que le diera energía para llegar hasta la Piedra Chilintosa y lo hizo.

El domingo pasado madrugó y se unió a las decenas de caminantes que hacen la peregrinación de 32 kilómetros desde el centro de Latacunga hasta el sector donde está la piedra Chilintosa en Mulaló.

Tenía mucha fe que lo iba a lograr. María Cruz salió a las 06:00 desde el sector de San Sebastián para escuchar la misa en la iglesia La Merced, sitio que aguarda a la Virgen del mismo nombre.

A las 07:00 empezó a caminar. Seis horas después llegó a la meta que se había propuesto. Su nieto Marlon fue el primero en pisar la tierra del sitio considerado sagrado. Se arrodilló, elevó oraciones y luego anotó su nombre en la piedra, con eso motivó a su abuelita Cruz María a que lo imite.

El niño de 12 años le explicó que quienes caminan hasta el lugar anotan sus nombres y piden deseos para que la Virgen se los conceda. El pequeño pidió por su familia y los estudios; mientras la abuela por la salud y el trabajo a todos sus seres queridos.

José Jiménez es el organizador de la caminata. Es oriundo de Latacunga, pero habita en Canadá y cada año retorna en septiembre para ser parte de esta tradición. “Esta devoción de caminar es enorme para con nuestra patrona de Latacunga y de las Fuerzas Armadas”, dijo Jiménez. “La caminata es para darle gracias a la madre por la protección, en especial del volcán porque si llega a erupcionar sería la desgracia más grande del país. En la reactivación última del Cotopaxi sacaron a la Virgen y permitió que retornara la calma.

Se estima que participaron alrededor de 15 mil feligreses en la caminata. Marianela Claudia, otra de las organizadoras, mencionó que esta tradición incentiva la devoción a la Virgen y también el deporte y turismo. En el trayecto se aprecian paisajes con el volcán de fondo. Al adentrarse a la Reserva del Parque Nacional Cotopaxi se respira el olor a pino y eucalipto.

El párroco Washington Salvador sostuvo que la tradición también busca alimentar la fe del pueblo cristiano. “Durante todo el trayecto los devotos se unen para pedir por la equidad en el mundo y la Iglesia. Es un llamado para renovar la fe”, dijo el sacerdote. Agregó que la romería también es la antesala para las festividades de la ciudad y por eso hizo el llamado a la prudencia y que las personas sean responsables con la ingesta de licor.

Leyenda

La imagen es protectora del volcán

Según la leyenda, hace más de 100 años tras la erupción del volcán Cotopaxi, se observó un alud gigante que bajaba, eso los atemorizó e hizo que salieran de sus casas. Al día siguiente una adulta mayor caminó por el sector, observó la piedra gigante donde alrededor permanecían un caballo, un gato negro y un perro. Cuentan los comuneros que la señora tomó al caballo y al perro, el gato desapareció, por lo que piensan que fue tragado por la piedra, pues después comenzaron a escuchar ruidos extraños.

El detalle

Tamaño. La roca mide 6 metros de alto y 20 de ancho. La imagen de la Virgen de la Merced fue tallada ahí porque es considerada la protectora del volcán.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA