Minga de limpieza en el parque El Arbolito y sus alrededores

Uniformados de la fuerza pública y ciudadanía se unieron para retirar las barreras que había en el Centro Histórico. El Municipio de Quito aún no tiene una cifra exacta de a cuánto hacienden los daños.

Quito /
14 oct 2019 / 14:52

Apenas amaneció este lunes 14 de octubre, indígenas, estudiantes y voluntarios que apoyaron la movilización de la Conaie empezaron a recoger los destrozos de casi 12 días de protesta.

Armados de fundas negras, lonas, guantes, escobas y palas empezaron a recoger piedras, restos de árboles, ramas, cartones en medio de montones humeantes de desperdicios. La tarea mayor está a cargo de voluntarios que acumulan las bolsas para que sean transportadas a escombreras.

Con la derogatoria del Decreto 883 que elevaba el precio de los combustibles se puso fin al paro y movilización nacional. Esta mañana los indígenas recogían sus pertenencias, ollas, tanques, baldes, cocinas y donaciones que les permitieron subsistir casi ocho días.

Se cargan en vehículos botellones de agua, papel higiénico y víveres. Por el transporte no tendrán problemas. Las diferentes cooperativas de Quito dispusieron de unidades para movilizar a los indígenas a las diferentes ciudades, contó un conductor.

Se estacionaron al costado derecho de la avenida 6 de Diciembre, de sur a norte. Mientras en la avenida Gran Colombia y el la 12 de Octubre, transporte escolar y buses de servicio urbano esperaban para cumplir con los traslados.

Personal del Municipio de Quito también se encuentra en el Arbolito habilitando las áreas verdes que aún siguen cubiertas de basura y completamente destruidas por el paso de los manifestantes.

Afuera de la Casa de la Cultura sigue una enorme humareda producto de la última jornada de protesta. En las afueras, los desperdicios se queman por montones mientras otros escogen montones de ropa a ver que les sirve

Comerciantes ayudaron en el minga

Desde muy temprano miembros de la fuerza pública junto con los empleados y dueños de los locales comerciales que están ubicados en el centro de la ciudad trabajaban para desarmar las barricadas que construyó la policía para soportar los enfrentamientos con los manifestantes que lanzaban piedras, palos, latas, tubos, vallas metálicas y cualquier objeto que estuviera a su alcance.

Los negocios se iban abriendo de apoco y sus propietarios con baldes con detergente y escobas limpiaban el frente de sus locales que estaba lleno de hollín por la quema de llantas. “Tenemos que dar una mano limpiando”, dijo a EXPRESO, Martha Loaiza, dependiente de un almacén de calzado que durante todas los días de protestas permaneció cerrado.

La Plaza Grande, donde se ubica el Palacio de Gobierno, permanecía aún cerrada por las barreras construidas por la fuerza Pública. La Presidencia aún permanecía con las vallas de protección y las concertinas (alambre con púas de lado y lado) colocadas por los militares que custodiaron el lugar.

En tanto, desde el Cabildo se informó que el alcalde, Jorge Yunda conformó un Comité Especial de Cooperación Internacional para la Reconstrucción de Quito, el mismo que activará sistemas de ayuda económica y asistencia técnica para reconstruir la ciudad en los sectores patrimoniales, comerciales, productivos, educativos, turísticos y sociales que han sido afectados en el transcurso de esta crisis de carácter nacional.

Desde la municipalidad informaron a este medio que aún se trabaja en establecer un cifra concreta de a cuánto asciende los daños ocasionados en el Centro Histórico y la ciudad por las protestas que se dieron. Esperan mañana ya poder contar con esta información.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA