México también protege al esposo de Gabriela Rivadeneira

Son siete las personas vinculadas al correísmo que actualmente están resguardadas en la embajada mexicana.

17 oct 2019 / 15:28

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México informó, a través de un comunicado, que el esposo de la asambleísta Gabriela Rivadeneira, Luis Flores, también está bajo protección y resguardo de dicho país dentro de su embajada en Quito. Aclaró que Leonidas Anibal Moreno Ordóñez “se presentó a la Embajada como asesor jurídico de Luis Fernando Molina, por lo tanto no solicitó resguardo ni protección”.

Bajo esta precisión son siete las personas vinculadas al correísmo que actualmente están resguardadas en la embajada mexicana. Además de Rivadeneira y su esposo están los también asambleístas Soledad Buendía y Carlos Viteri junto con sus cónyuges, Edwin Jarrín y Tania Pauker, en ese orden. Y el legislador alterno Luis Fernando Molina.

El Gobierno de México ha reiterado su compromiso “con el respeto, protección y promoción de los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su afinidad política”. Pese a ello, el pasado 16 de octubre, ciudadanos se concentraron en los exteriores de la casa diplomática en la capital para protestar en contra de la decisión del Gobierno de México y exigir que sus huéspedes sean expulsados de la sede diplomática.

A través de su cuenta de Twitter, Maximiliano Reyes Zúñiga, subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, defendió la decisión de su gobierno. “El compromiso del Gobierno de México con los Derechos Humanos es cuestión de principios. La protección a Gabriela Rivadeneira y otros legisladores ecuatorianos se fundamenta en el derecho internacional y en lo mejor de nuestra historia y tradición diplomática”, publicó.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA