La escolta presidencial extiende sus funciones

El Servicio de Protección presidencial, que existe desde el 2010, reorganizó a su personal para cuidar al exmandatario. Tres vehículos fueron asignados.

14 jun 2017 / 00:01

Veintiún hombres de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, bajo el mando del Servicio de Protección Presidencial, están asignados para brindarle seguridad al expresidente de la República, Rafael Correa.

El grupo de tres oficiales y dieciocho miembros de tropa, que eran parte del cuerpo de su seguridad durante su última presidencia, son ahora los responsables de cuidarlo durante las 24 horas del día, divididos en turnos.

Fue el mismo Rafael Correa quien antes de dejar el gobierno, al mediodía del 24 de mayo pasado, pidió quedarse con quienes tenía más confianza para su cuidado, el de su esposa y su hijo Miguel. Ellos lo acompañaron durante los tres días que estuvo internado en el Hospital Militar, vigilan su residencia en la urbanización Monte Serrín, en el nororiente de Quito, y lo acompañan durante sus desplazamientos por dentro de la capital y fuera de la ciudad. Hasta ahora, se desconoce si tendrá protección en el exterior porque nada dice el decreto sobre aquello.

Según el documento del pasado 3 de mayo de 2017, que reformó a otro emitido en julio de 2010, el Servicio de Protección Presidencial debe proporcionar, de ser necesario, protección y seguridad a los expresidentes y exvicepresidentes de la República, por el período de un año, y a sus cónyuges e hijos, por seis meses. El acortamiento o extensión de esos plazos depende de un informe de riesgos que de forma obligatoria debe elaborar el Servicio de Seguridad Presidencial.

Con ello aumentó la cantidad de personas a las que se debe brindar protección y, por lo tanto, también fue necesaria una reorganización interna del personal para cumplir con la nueva misión, que comenzó el pasado 24 de mayo.

Hasta el 23 de ese mes, el servicio proporcionaba protección y seguridad al presidente y vicepresidente de la República, al secretario de la Administración y a sus familiares dentro y fuera del país. Eso incluye la seguridad del complejo presidencial, las residencias particulares y otros lugares donde se encuentren las mencionadas autoridades.

En promedio, la protección del presidente requiere unos 120 hombres, pero ese número crece de acuerdo a las necesidades de desplazamientos y actividades que cumpla en el día.

Según el decreto ejecutivo de creación del Servicio de Protección Presidencial, del 8 de julio de 2010, que fusionó la casa militar y el escuadrón de transporte aéreo, es su atribución seleccionar y evaluar a todos quienes lo integren o colaboren de manera ocasional o permanente, ya sean militares, policías o civiles.

Para cumplir con el decreto de Correa, de cuidar a expresidentes, fue necesario extender las normas internas necesarias para su funcionamiento.

El aumento de personas a cuidar no significó un aumento del presupuesto asignado para el cumplimiento de sus obligaciones, pues los recursos provienen del Presupuesto General del Estado que se establezca cada año.

Aún se desconoce si habrá un incremento en el monto, en la proforma que está elaborando el Ministerio de Finanzas.

La fusión

Hasta julio de 2010 había dos entidades, la casa militar presidencial y el Escuadrón de Transporte Aéreo, que se encargaban de la seguridad y desplazamientos del presidente de la República.

La autonomía

Mediante el decreto 418, se fusionaron las dos entidades, que fueron adscritas a la presidencia de la República, con personería jurídica, autonomía operativa, administrativa y financiera.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA