La cultura manteña guarda su legado en un nuevo hogar

Un museo recién inaugurado exhibe los artefactos arqueológicos hallados en Hojas Jaboncillo. La muestra analiza la historia del pueblo prehispánico

04 mar 2017 / 00:00

Esculpida en el cerro de Hojas Jaboncillo y rodeada de árboles y aves, se encuentran las ruinas de una enorme ciudad prehispánica.

Esta, quizás la urbe más grande de la costa ecuatoriana, fue hogar de la cultura Manteña y habría sido un centro sagrado y de producción de bienes suntuarios que estuvo habitada incluso cuando los conquistadores españoles invadieron las costas del Pacífico.

A inicios del siglo XX, las ruinas manabitas fueron objeto de estudio de una expedición norteamericana que dio a sus investigadores más de 3.000 objetos arqueológicos que luego fueron trasladados al Instituto Smithsonian, en EE. UU.

Tras esto, el sitio quedó abandonado.

Cien años después, Hojas Jaboncillo se había convertido en parte del territorio de explotación de canteras.

En 2010, no obstante, 3.500 hectáreas de la zona fueron preservadas por el Gobierno nacional para hacer investigaciones arqueológicas.

Así nació el Parque Arqueológico donde, hasta el año pasado, se habían hallado 547 estructuras y numerosos artefactos, entre ellos, las populares sillas manteñas, en forma de ‘U’, que se pueden hallar en museos a lo largo del mundo.

De estos también existen miles de réplicas locales, algo que para el Dr. Jorge Marcos, arqueólogo que lideró la investigación en el Centro Cívico Ciudad Alfaro, resulta, lejos de ofensivo, útil.

“Yo creo que deberían darle una medalla a quienes copian los artefactos prehispánicos porque evitan así que estos sean sustraídos ilegalmente y vendidos”, dice entre risas.

Junto a él, otros diez arqueólogos trabajaron no solo en las excavaciones georreferenciales, sino también en determinar los pormenores de la sociedad Manteña que habitó la zona.

La semana pasada, su ardua labor dio un nuevo fruto; el ‘Arqueomuseo Hojas Jaboncillo’, ubicado en Picoazá, en el cantón Portoviejo.

Hasta ahí fueron trasladadas la colección de sillas manteñas encontradas en el cerro y alrededor de las cuales se cuenta la historia de la ciudad en ruinas, su organización política y social, el sistema de intercambio y el sistema de símbolos.

El museo expone vídeos que acompañan a piezas singulares y explican su hallazgo e importancia. También muestra el proceso de producción de textiles, el descubrimiento del taller de las sillas manteñas y cuenta con una extensa colección de herramientas de piedra, miniaturas que servían para hilar algodón y hacer contabilidad.

El espacio cuenta también con una biblioteca, un área de encuentro comunitario y el museo sito, que a partir de la temporada de verano permitirá a los visitantes recorrer los vestigios de los antiguos edificios de la cultura Manteña.

Tatiana Hidrovo, presidenta del Centro Cívico Ciudad Alfaro, resumió la labor en breves pero emotivas palabras; el museo, dijo, “tendrá un gran impacto turístico y cultural para el país” pero es, sobre todo, una reivindicación con “la memoria ancestral de los pueblos originarios de Manabí”. (F)

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA