Juicios siguen sin los prófugos

Todos los procesos por corrupción continúan tengan o no fugados; la Judicatura no sabe cuántos son. A nivel nacional hay 147.406 casos abiertos, por todos los delitos.

22 ene 2017 / 00:01

No todos los prófugos de la justicia son iguales ni pueden paralizar juicios. En todos los casos de delitos de corrupción los procesados pueden ser juzgados ‘en ausencia’ y recibir sentencia. Irán a prisión cuando se entreguen o sean capturados y traídos de vuelta al país, en caso de estar en el exterior.

La Fiscalía no dispone de cifras de cuántos procesos hay abiertos por peculado, cohecho, concusión, enriquecimiento ilícito y otros delitos en los que hay fugados, pero que pueden continuar sin ellos.

En la lista están desde delincuentes anónimos, pasando por exfuncionarios públicos, empresarios y hasta un expresidente de la República. En los últimos meses, varios procesados por el caso Petroecuador engrosaron los listados de los prófugos de la justicia, pero sus procesos siguen.

Según las cifras del Consejo de la Judicatura, solo hay 450 causas en ‘stand by’ porque los acusados estén prófugos, pero ninguna de ellas es por delitos de corrupción. La mencionada cifra corresponde al 0,02 % de los 147.406 procesos que están en trámite en materia penal, dijo a EXPRESO el presidente del organismo, Gustavo Jalkh.

En ese pequeño grupo hay delitos de tránsito, estafa, asesinato y narcotráfico. En esos casos, mientras el procesado no sea detenido, el juzgamiento no puede iniciarse. Es el caso, por ejemplo, de Adriana Zurita (fallecida en un accidente de tránsito en 2012), que tuvo que esperar cuatro años porque el presunto culpable recién fue detenido en Panamá y traído a Ecuador en marzo de 2016.

En el caso de supuesto cohecho en Petroecuador, que se inició esta semana, tiene al menos ocho ‘fugados’. El martes, la audiencia preparatoria de juicio empezó sin ningún procesado en el banquillo. “Eso se explica porque el delito de cohecho por el que están procesados es una de las infracciones de corrupción que se pueden juzgar en ausencia”, recuerda el abogado y exfiscal Pablo Encalada.

En ese caso están involucrados el exministro de Hidrocarburos Carlos Pareja Yannuzzelli, prófugo en Estados Unidos; los hermanos Baquerizo, detenidos y liberados en Perú. Las autoridades pidieron a la Interpol que los localice y traiga de vuelta. Sin éxito todavía.

Los prófugos de la justicia ecuatoriana ‘juegan’, además, con otra variable: la prescripción del delito. “El prófugo puede estar apostando a que pase el tiempo y prescriba la acción penal”, señaló Jalkh. Cada delito, explicó, tiene sus tiempos para que eso ocurra.

Pero la legislación también contempla un grupo de delitos que no prescriben y se pueden juzgar en ausencia. Por ejemplo, los de Petroecuador: peculado, cohecho, concusión y enriquecimiento ilícito.

A esos se suman y se pueden juzgar en cualquier tiempo los de agresión, genocidio, lesa humanidad, crímenes de guerra, desaparición forzada de personas, crímenes de agresión a un Estado y daños ambientales. Esto entró en vigencia con el Código Integral Penal (COIP), en agosto de 2014.

El caso más famoso, seguramente, es el del expresidente Abdalá Bucaram, quien trató de beneficiarse de la prescripción. El exmandatario, asilado en Panamá, huyó del país en 1997. En su contra se abrieron causas por presunto peculado en el manejo de la cuenta de gastos reservados y la firma de un contrato para la mochila escolar entre 1996 y 1997.

Los jueces de la Corte Jorge Blum y Gladys Terán negaron la prescripción. Pero su abogado, Luigi García, es optimista y el 27 de marzo, cuando se cumplen 20 años (el doble de la pena que el anterior Código contemplaba para el peculado), volverá a pedirla.

Otro caso que tuvo notoriedad pública fue el que involucró al exasambleísta Cléver Jiménez y su asesor, el activista Fernando Villavicencio, condenados a un año de cárcel por injurias. Ellos se escondieron en la selva hasta que la pena prescribió.

A la espera del trabajo de Interpol

Prófugos ecuatorianos también han sido colocados en la lista de difusión roja de Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). Cerca de un centenar de personas, al menos, dos mujeres y sus fichas aparecen en sus registros.

Entre ellos se cuentan personas procesadas por presunto asesinato, estafa, violación, cohecho, robo, robo de motos y personas, sacapintas, tráfico de migrantes, ocultación de menores, accidente de tránsito con muerte, defraudación aduanera y tráfico de estupefacientes, entre otros delitos.

Entre los últimos en ser incorporados en la base de datos de difusión roja están Carlos Pareja Yannuzzelli y su hijo Carlos Pareja.

Según el defensor público, Ernesto Pazmiño, si una persona condenada no es detenida en el lapso correspondiente a la suma del tiempo de la pena impuesta más un 50 %, la condena prescribe y no podrá ser detenido.

El caso Isaías

Los hermanos Roberto y William Isaías son de los prófugos más ‘notables’ que tiene la justicia ecuatoriana. Fugaron del país en 2000 luego del feriado bancario. Ellos fueron juzgados en ausencia. Tras 12 años de proceso, en 2012 recibieron una condena de ocho años por el presunto delito de peculado bancario. La justicia de Ecuador ha hecho varios intentos infructuosos para conseguir su extradición desde Estados Unidos.

Pedro Delgado

En 2012, Pedro Delgado Campaña, expresidente del Banco Central y primo del presidente Rafael Correa salió del país. El mandatario aseguró que acudió a una boda pero regresaría. Delgado se radicó en EE. UU. a pesar que le fueron retirados sus documentos. Fue sentenciado a ocho años de reclusión mayor, junto con otros sospechosos de participar en la concesión irregular de un crédito de 800.000 al argentino Gastón Duzac, en Cofiec.

Pareja Yannuzzelli

Cinco días antes de que se solicite su vinculación al proceso penal por cohecho, iniciado en contra de Javier Baquerizo, Carlos Pareja Yannuzzelli, exministro de Hidrocarburos del actual Gobierno, abandonó el país. En su contra no existía ninguna medida cautelar. La ruta de su vuelo incluía España y como destino final EE. UU. Posteriormente se dictó orden de prisión y se lo incluyó en la difusión roja de Interpol.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA