Rehabilitación social y física

El renovado aspecto de Jorge Glas, tras 8 meses en prisión, es la otra cara del cumplimiento de condena. En los demás funcionarios se ve un cambio de peso.

Quito /
25 may 2018 / 00:00

Aparte de tener tiempo para reflexionar sobre las acciones, omisiones o razones que les han conducido a estar en prisión, los altos cargos del gobierno de Rafael Correa que han sido sentenciados por casos por el mal manejo de los recursos públicos también han experimentado cambios de aspecto. Voluntaria o fruto de la reclusión en prisión es evidente que la rehabilitación de los sentenciados es física, además de social.

A unos les ha sentado mejor que a otros, a tenor de la imagen con la que han aparecido en las diferentes etapas de sus procesos judiciales. Las renovadas dotes capilares del exvicepresidente Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por asociación ilícita por el caso Odebrecht y encerrado en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga desde el 3 de octubre del año pasado, han disparado la expectación estos días.

EXPRESO ha consultado al Ministerio de Justicia si el responsable durante años de los Sectores Estratégicos ha recibido un trato alimenticio diferente al de las otras personas privadas de libertad en Latacunga. No se ha recibido una respuesta a tiempo para el cierre de esta edición. También se consultó si Glas tuvo acceso a servicios especializados de peluquería.

Es ese aspecto, el del cuidado capilar, junto con la alteración de peso, uno de los que reflejan mayores cambios en los otros altos funcionarios que cumplen condena de prisión. En la mayoría de los casos, los sentenciados han experimentado en meses una bajada drástica de peso.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA