martes, 14 agosto 2018
14:30
h. Última Actualización

Nebot se mide con Quito

El alcalde de Guayaquil visitó la capital por pocas horas. Ofreció una conferencia junto al expresidente chileno Ricardo Lagos. Lo invitó la Cámara de Comercio.

Quito /
14 jun 2018 / 00:00

El romance entre Jaime Nebot y la Cámara de Comercio de Quito goza de buena salud. El gremio de empresarios, gestor de las últimas visitas del alcalde de Guayaquil a la capital, le ofreció ayer un escenario de excepción: el enorme salón principal del Centro de Negocios Quorum, en Cumbayá, cuyas mil sillas resultaron insuficientes para alojar al público. Ahí, el alcalde compartió escenario con el expresidente chileno Ricardo Lagos, promocionó su modelo de gestión y fue elogiado por el titular de la Cámara, Patricio Alarcón, entre aplausos incesantes.

Entre los invitados cuya presencia era predecible (dirigentes socialcristianos, asambleístas, empresarios...), dos figuras del oficialismo: la ministra de la Producción, Eva García, y la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas. Y una multitud de entusiastas dispuestos a responder con ovaciones hasta las frases más desangeladas del alcalde. Como cuando dijo: “los políticos se parecen a los pañales en función de por qué hay que cambiarlos”.

El título de la convocatoria y tema de las dos conferencias del día: ‘Camino al desarrollo’. Los presentes tuvieron la oportunidad de comparar los discursos de un estadista retirado pero formidablemente actualizado y conectado con la geopolítica mundial (Lagos), y un político activo y carismático que disimula sus aspiraciones y administra sus palabras en función de lo que el público necesita escuchar (Nebot).

No hubo sorpresas en el discurso del alcalde. Despachó todos los lugares comunes del liberalismo poscorreísta criollo: “La economía no es vasalla del Estado ni vasalla del mercado, es servidora de la colectividad en democracia y libertad”; “el camino al desarrollo es el camino al bien común”; “el Estado y la empresa privada tienen papeles distintos e insustituibles”... En parte, Nebot la tenía fácil: ayer, en ese lugar y ante ese auditorio, bastaba con afirmar los principios que atropelló el correísmo para ser aclamado como un héroe: “independencia de funciones” (aplausos); “prensa libre jamás perseguida” (aplausos); “justicia independiente” (aplausos); “el dinero del pueblo no es para engordar pipones” (ovación).

Para terminar, barajó las cifras de su alcaldía que hacen palidecer de envidia a los quiteños. Y cerró, hombre amante de las rimas, con una de “el controvertido” Silvio Rodríguez: “Absurdo suponer que el paraíso / es sólo la igualdad, las buenas leyes. / El sueño se hace a mano y sin permiso / labrando el porvenir con viejos bueyes”.

La ovación se prolongó varios minutos. Alguien improvisó una barra, como en un mitin (“¡Contra la corrupción nadie se cansa!”), pero nadie lo secundó en ese empeño.

Hubo menos aplausos para Lagos. El expresidente chileno eludió las obviedades a las que el tema invitaba y resultaron imbarajables para quien lo precedió en la palabra. Si Nebot comunicó entusiasmo político a su público, Lagos lo hizo pensar. Teorizó sobre “el cambio epocal que estamos viviendo”, los sorprendentes resultados electorales de los últimos tiempos en el mundo, las “respuestas populistas que surgen en los países ricos”, la relación entre redistribución y crecimiento... Un discurso más elaborado y al mismo tiempo más sencillo, menos retorcido y más profundo que el de su compañero de panel.

Fin del acto. Almuerzo de los invitados especiales con los miembros de la Cámara. Auto con chofer al aeropuerto. Regreso a Guayaquil. Nebot llevaba tiempo sin asomarse por Quito y, en esta ocasión, no pasó de Cumbayá. ¿Le habrá bastado la experiencia para medir la temperatura política que genera su figura en la capital?

Una presencia inesperada

No llegó a ver Jaime Nebot el vídeo promocional de los Diálogos para la Democracia, de la Cámara de Comercio de Quito, que se proyectó en bucle durante la espera. Habría encontrado ahí la figura de María Fernanda Restrepo (hermana de dos desaparecidos del régimen de León Febres-Cordero), diciendo que democracia es justicia.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA