Iván Espinel: “No voy a caer en el juego del odio y la revancha”

19 nov 2016 / 00:00

En contexto

Espinel inscribió su binomio el jueves junto a la médica quiteña Doris Quiroz. El político manabita dice no confiar en las encuestas (en las que ni aparece) y está seguro de que su juventud será un ‘plus’.

Recuerda poco de su primera intervención pública. Los nervios le traicionaron, cuenta, pero lo que dijo caló entre sus compañeros de la carrera de Medicina que lo apoyaron de forma abrumadora. Eso marcó un antes y un después en la vida de Iván Espinel que vio, en él mismo, potencial político.

- ¿Un discurso es suficiente para aspirar a la presidencia?

- Ha sido un proceso que empezó el último año de la carrera de Medicina, asqueado de los políticos universitarios tradicionales que eran los más vagos, pero pedían votos y yo no me sentía representado. Entendí que había que incursionar con una nueva propuesta y de ahí en adelante se han dado las cosas para trabajar por los demás.

- ¿La experiencia no es importante para Iván Espinel?

- ¿De qué sirve tener experiencia, como los políticos actuales, si dejan al país con un riesgo en lo económico y social? ¿Para sucretizar, hacer salvatajes bancarios o privatizar sirve esa experiencia? Mi experiencia es desde el servicio profesional y debemos poner fecha de caducidad a esa clase política tradicional. No veo ninguna cara nueva en la política y lo que estamos haciendo es poner una semilla para la renovación.

- ¿Cómo califica estos últimos diez años de Gobierno?

- Hay dos etapas: una en la que se cimentaron las bases del progreso, de la apertura a nuevas voces ciudadanas y los beneficios sociales. La segunda, de radicalización ideológica, de toma de decisiones absurdas en beneficio de pocos y de actos de corrupción.

- Pero no habla de fiscalizar. ¿Lo haría si logra ganar la presidencia?

- Las cosas deben ser claras. La fiscalización es una delegación del Legislativo, de la Contraloría y luego de la Fiscalía. No es una función inherente del Ejecutivo pero, por supuesto, que impulsaremos leyes que faciliten la fiscalización. No podemos caer en el juego de quienes solo tienen odio y revancha en su mente. El ciudadano necesita propuestas laborales, en salud y seguridad.

- En seguridad implementará la pena de muerte. ¿Cree que es la mejor alternativa?

- Esa es una propuesta de la ciudadanía indignada, por tanto crimen, que podríamos aplicar como una medida extrema, pero en principio no será prioridad. Si lo hacemos será a través de un plebiscito, no impuesto desde la presidencia. Primero vamos a apelar a la conciencia social, a la rehabilitación.

- Usted fue cercano y tiene familiares en el Gobierno. ¿No le pidieron que se una al binomio oficialista?

- No he sido afiliado a Alianza PAIS. Apoyé las cosas bien hechas y fustigué lo que estaba mal. No me han propuesto, pero me he reunido con varios grupos políticos con los que no coincidimos en muchas cosas. De ahí surge esta propuesta alternativa y diferente.

- Sus primos Vinicio y Fernando Alvarado son expertos en propaganda. ¿Les pedirá consejos?

- Bien por ellos, los felicito y respeto como profesionales y familiares, pero tenemos visiones muy distintas. En buena hora si mañana me pueden dar un consejo de marketing político. ¿Quién no reconoce que los Alvarado son expertos en ese tema?

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA