Indecisión máxima a 50 días de las urnas

Las últimas encuestas del año confirman lo que se suponía: la elección no está jugada. Tope histórico de indecisos

31 dic 2016 / 00:00

Es el criterio de todos los principales encuestadores del país: esta es la elección más indecisa de la historia. El promedio a inicios de una campaña electoral nunca había estado por sobre el 30 %. Hoy está casi en el 50 %.

La tendencia, que se ha mantenido desde hace seis meses cuando asomaran las primeras candidaturas de oposición, se ha negado a bajar significativamente. Apenas ha cedido diez puntos.

Pero el tiempo corre. Y mientras los directores de campaña de la oposición, que calculaban la lucha por un 10 o 15 % del electorado durante la campaña, acoplan su estrategia; los candidatos encuentran un doble mensaje en las cifras: por un lado su incapacidad para seducir a la mitad del país; y por otro, no hay cálculo que valga, a estas alturas la elección no está jugada.

De momento no es posible predecir por ejemplo si la segunda fuerza estará forzada, ya sea por mérito de la oposición o por el peso insoportable de los escándalos en el oficialismo.

Visto está que tampoco son indiscutibles las posiciones de los candidatos en la parrilla electoral y que mientras Cedatos sitúa allí a Guillermo Lasso; Market, a Cynthia Viteri. La tradicional guerra de encuestas ha dejado, esta vez, en vilo el prestigio de dos de las principales casas encuestadoras: una incógnita que se resolverá el propio 19 de febrero.

Con la mitad de la población en suspenso, los analistas varían en torno a la lectura.

Para algunos, está claro que el oficialismo es la opción electoral que saldrá más perjudicada. Luego de 10 años en el poder y claridad en la propuesta de Gobierno: la continuidad, con un “cambio de estilo”, sería lógico pensar que quien no se ha decidido por PAIS estará valorando su voto entre la mejor opción de oposición o el opositor con mejor opción, que no es lo mismo.

Los estrategas de la campaña de Lenín Moreno, e incluso de Paco Moncayo (ID), leen el tablero en sentido inverso: los indecisos han tenido tiempo de sobra para conocer la propuesta de oposición radical. Y estos, que representan un cambio moderado, dentro del oficialismo y de la oposición, podrían cobijar la mayor cantidad de estos votantes.

Los encuestadores, por su parte, se decantan por una combinación de las opciones: las tendencias están marcadas. Y las mayorías seguirán a las tendencias. La indecisión, a estas alturas, bien podría depender de quien explique mejor sus propuestas frente a las principales preocupaciones ciudadanas: empleo, economía y corrupción.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA