El IESS se inundó de contratos especiales

Más de 7.000 funcionarios tienen la categoría que debía usarse solo para emergencias. El Seguro analiza cambios.

25 ene 2019 / 00:01

Urgen cambios de fondo y de forma. Las autoridades del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) analizan medidas para aplacar la crisis financiera que enfrenta la entidad. En febrero iniciarán los diálogos tripartitos -Gobierno, afiliados y empleadores- para planificar reformas a mediano y largo plazo. En la mesa, moderada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se debatirá el tamaño del Seguro Social como parte de las potenciales alternativas de optimización.

Actualmente, el IESS tiene 38.345 funcionarios contratados. De esos, 27.029 son médicos y 11.316 pertenecen a oficinas administrativas. Un exceso de trabajadores, según parte del directorio de la entidad.

El recorte óptimo, dicen los vocales del organismo, sería de al menos 7.000 trabajadores.

Dicha desvinculación, sostiene el vocal del Directorio del IESS en representación de los empleadores, Felipe Pezo, debe hacerse porque en el gobierno del expresidente Rafael Correa se infló la plantilla sin un estudio técnico detrás. Los presidentes del instituto optaron por seguir necesidades políticas en lugar de seguir rutas más sostenibles.

En la administración de Richard Espinosa, contó el vocal a EXPRESO, incluso se creó y abusó de una figura de contratación especial. El presidente del Directorio previo a Espinosa, Hugo Villacrés, realizó estudios y análisis que determinaron las necesidades reales de funcionarios. Él sometió a votación una resolución, en 2014, para frenar nuevas contrataciones y así evitar que el ente continúe inflándose.

Villacrés dijo a este Diario, ayer, que el tratamiento del tema es delicado porque no se puede afectar los servicios que se entregan a los afiliados pero, siendo responsables con los recursos públicos, es necesario ajustar ciertas áreas y departamentos del Seguro Social.

Tras la salida de Villacrés, Espinosa hizo común la contratación con “partidas especiales”. La figura debía aplicarse solo en emergencias pero terminó con la contratación de unos 7.867 nuevos empleados públicos, hasta diciembre del año pasado.

EXPRESO consultó con Espinosa sobre el incremento de trabajadores pero, hasta el cierre de esta edición, no hubo una respuesta oficial.

El exceso de contratos especiales se suma al escaso control que existe en los hospitales y casas de salud que tiene el IESS. En diciembre de 2018, por ejemplo, la Contraloría General del Estado publicó un informe de más de 100 páginas con las anomalías encontradas en varias casas de salud desde 2013. En Guayaquil se encontraron inconsistencias en los arrendamientos de locales dentro de los hospitales.

Las cafeterías y hasta los espacios para cajeros automáticos de bancos no contaban con contratos de arrendamiento legalizados. La falta de información dificultó el trabajo de supervisión de la Contraloría.

El desorden provocó, tal como publicó EXPRESO ayer, que entre las iniciativas planteadas para el diálogo nacional se piense en la concesión del sistema de salud del Seguro Social. Se sugiere buscar alianzas público-privadas para el manejo de los hospitales.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA