Incertidumbre al límite

Los habitantes en las localidades en litigios limítrofes aún no saben a qué lado pertenecen. En la Asamblea no prospera la ley.

15 sep 2019 / 00:01

En el límite. Vivir cerca de una línea imaginaria que separa una jurisdicción de otra, y las consecuencias de ello, es el destino de varios pequeños y medianos poblados de Ecuador en pleno siglo XXI. Sus habitantes aún no saben a qué cantón o provincia pertenecen.

Lo que se creía un problema zanjado hace un par de años continúa igual en este 2019. En El Piedrero, ubicado en el límite de Guayas y Cañar, por ejemplo, a sus habitantes ninguna autoridad o institución les ha informado su situación.

En 2015, cuando terminó el plazo legal de dos años para que los gobiernos locales llegaran a acuerdos y solucionar los 768 conflictos existentes a nivel nacional, estos lugares eran los mimados de los municipios y las prefecturas que se los disputaban. Obras por doquier y ofertas de construir puentes, vías de acceso y convertirlos en parroquia rural. Ahora, la situación es otra; existe desolación. La maquinaria que entraba y salía a cada momento e interrumpía la quietud a la hora del almuerzo o el café de la tarde, ya no lo hace con la misma frecuencia.

Luis Mayorga, quien habita en El Piedrero desde hace 20 años, cuenta que muchas cosas no han cambiado, pues siguen teniendo todo por partida doble: dos escuelas, dos centros de salud y hasta dos desfiles en las fiestas locales. Obviamente, uno por gestión de Cañar y otro por gestión de Guayas. Eso incluye a la incertidumbre de si pertenecen a El Triunfo (Guayas) o a La Troncal (Cañar).

“Ninguna autoridad ha venido a decirnos a qué provincia pertenecemos, pero sabemos que existe el decreto que definió el tema”, dice Mayorga. Rosa Elena Manrique, quien se radicó en 1965 en la localidad que hoy tiene 1.400 habitantes, muestra el decreto ejecutivo del 16 de mayo de 2017, al que hace referencia Mayorga, y otros documentos. Lo hace para asegurar que la tierra que tocan sus pies es de Guayas. La dirigente local cree que la indefinición que aún perciben sus habitantes se debe, en parte, a la falta de decisión de la anterior administración municipal y provincial para hacer respetar la decisión tomada por el Ejecutivo de la época. “Con el Registro Oficial debieron exigir, para empezar, un cambio administrativo en las dependencias de Salud, Educación y Policía de la zona... y no ha pasado nada”.

El expresidente Rafael Correa, días antes de dejar el cargo, publicó varios decretos ejecutivos en los que dejaba solucionado, en parte, el problema. La otra parte está en manos de la Asamblea Nacional. El mismo Correa, el 23 de mayo de 2017, un día antes de entregar la banda presidencial a Lenín Moreno, presentó en el Legislativo el proyecto de Ley de Fijación de Límites Internos de la República del Ecuador que, más de dos años después de su presentación, aún no es colocado en el orden del día para el primer debate.

El legislador y miembro de la Comisión de Gobiernos Autónomos Descentralizados (en la que recayó el proyecto de ley), Héctor Yépez, considera que la pelota está en la cancha del presidente del Legislativo, César Litardo, quien tiene la facultad de poner en el orden del día el debate de la ley.

Incertidumbre al límite
El Piedrero. Obreros del Municipio de El Triunfo trabajan en el adoquinamiento de una calle y de fondo se observa propaganda del alcalde de La Troncal.

El asambleísta de las filas del movimiento CREO reconoce que en este tema espinoso pesará, más que la ideología política, el sentimiento de pertenencia de cada uno de los legisladores a favor del territorio de sus provincias. “Más allá de ser presidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos por supuesto que voy a defender a la provincia del Guayas y lo lógico es que cada uno defenderá a su provincia. La probabilidad que haya 70 votos en un proyecto de ley donde están todos los conflictos de límites del país es bastante problemático”.

Frente a este panorama, Yépez prefiere no asegurar si la ley será aprobada, modificada o archivada en este periodo legislativo. “Hay que preguntarle al presidente de la Asamblea Nacional que es quien tiene en sus manos llamar a debate. No lo hizo José Serrano, ni Elizabeth Cabezas en todo el tiempo que estuvieron”.

El tema puede tornarse más espinoso a vísperas de un año preelectoral en el que varios legisladores pretenderán buscar la reelección. Pero más allá de eso, precisa el asambleísta, la clave está en los votos y en la posibilidad real de una mayoría cuando cada parlamentario jalará para el molino de su provincia. “En lo personal creo que la manera más sencilla de resolver esto es por el consenso de las autoridades locales donde se han podido lograr, o que decida la ciudadanía en consulta”.

Algunos puntos lograron zanjar el problema a través de las urnas. Las Golondrinas, por ejemplo, pasó al lado de Imbabura luego de la votación de sus habitantes y de una disputa de años con Esmeraldas. La Manga del Cura, disputada entre Manabí y Guayas, ahora pertenece a la primera provincia. Por un acuerdo de las partes también se zanjó la disputa entre Guayas y Azuay, a excepción de un kilómetro cuadrado en Abdón Calderón.

Mientras tanto, los habitantes de El Piedrero, Matilde Esther, La Esperanza Alta, Culebrillas, Churolozán, el recinto Simón Bolívar -La Sexta y otros, tendrán que seguir esperando para saber si pertenecen a un lado o al otro.

Morales manda una comisión a las zonas limítrofes

“Guayas se hará respetar”. Esta fue la sentencia del prefecto Carlos Luis Morales en la última sesión del Consejo Provincial, luego de escuchar un reclamo del alcalde de Naranjal, Luigi Rivera, sobre una supuesta intromisión de la provincia de Azuay en la zona de Aguas Calientes, según dijo. “Lo que es del Guayas es del Guayas. No es cuestión de ingresar a hacer polémica ni pelea porque la gente está cansada de eso. He ordenado también un equipo de obras públicas y también a todos mis asesores ingresar a estos sectores olvidados por anteriores administraciones y por eso se han ido perdiendo metros y metros como se perdió la Manga del Cura, como estamos a punto de perder El Piedrero”, dijo Morales, quien además enfatizó que la situación de esa localidad en el límite de Guayas y Cañar solo se ven obras de esta última provincia. En el recorrido realizado por EXPRESO observó el adoquinamiento de una de las vías secundarias por parte del Municipio de El Triunfo (Guayas). “Nosotros hemos sido bastante tolerantes y respetuosos, pero también en campaña dijimos ni un metro más ni un metro menos. Vamos a actuar como debemos y vamos a hacer respetar nuestros límites y es un tema que nos involucra a todos”. Solicitó el apoyo de los consejeros provinciales y los instó a que respalden a las juntas parroquiales “porque por esos lugares se nos están ingresando de alguna manera”. También dijo que estos inconvenientes pueden arreglarlos con solo reunirse con sus pares de otras provincias, pero cree que existen mandos medios que no quieren que estos litigios se solucionen.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA