El Gobierno quiere dos hidroeléctricas nuevas.

Las plantas serán concesionadas al sector privado. La energía será exportada. Los planos son del gobierno anterior.

Quito /
30 oct 2018 / 00:01

Los cálculos fueron errados. Las promesas de energía eléctrica que hizo el expresidente Rafael Correa se quedaron cortas por fallas en la planificación. Solo tres de las anunciadas hidroeléctricas operan y la capacidad de electricidad ofrecida no se cumplió. Ahora, el Gobierno busca al sector privado para concluir lo que la administración anterior hizo mal y dejó a medio camino.

En total, la capacidad instalada de energía en el país es de hasta 3.084 gigavatios hora, en el mejor escenario. Desafortunadamente, explican las autoridades actuales, ese escenario es limitado y, en época de pocas lluvias, la capacidad es de 1.949 gigavatios por hora.

Con las cifras, dijo el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables, Carlos Pérez, Ecuador cubre de forma apretada su demanda nacional de electricidad. El anhelo de exportar energía a Colombia y Perú, sin embargo, se ve más complicado.

Por eso, según conoció EXPRESO, se plantea la construcción de dos nuevas plantas generadoras. Su objetivo sería la exportación y el financiamiento sería 100 % privado. Algo inconcebible durante el gobierno de Correa.

El modelo sería, como en la mayoría de proyectos que anuncia Lenín Moreno, la concesión. En Carondelet se pulen los detalles para ofertar el proyecto Cardenillo y la hidroeléctrica Santiago para los inversionistas. (Ver cuadro)

Este Diario accedió al diseño de propuesta que se baraja en la Presidencia de la República. Las empresas privadas que se adjudiquen los dos proyectos tendrán que reservar el 20 % de la producción de electricidad para el mercado local. Es decir, entregarán energía cuando Ecuador lo necesite.

Las empresas privadas también tendrán que construir las líneas de transmisión para llegar a Colombia y Perú. La infraestructura de distribución fue descuidada por el gobierno de Correa para el mercado local y para pensar en futuras exportaciones.

Actualmente, el país exporta energía pero los alcances aún son limitados.

El modelo de concesión de plantas de energía eléctrica es parte del plan estatal que propone la entrega de la administración de varias empresas públicas al sector privado. Santiago Cuesta, consejero de Moreno, asegura que tendrá -hasta finales del próximo año- al menos cuatro entidades en vías de concesión. Por las operaciones, aseguró, ingresarán hasta 30.000 millones de dólares para el Estado.

Demoras

Casos en la Procuraduría

Tal como publicó EXPRESO, la semana pasada, el Gobierno tiene cuatro proyectos de hidroeléctricas en conflicto con los constructores. La Procuraduría General del Estado propició la mediación pero no hubo acuerdos en la mayoría.

Quijos, Mazar Dudas, Toachi Pilatón y el Proyecto Termoeléctrico Ciclo Combinado tuvieron problemas y sus contratos se terminaron unilateralmente.

El detalle

Conexión. Coca Codo no distribuye energía a Guayaquil por falta de líneas de transmisión.

El sector

Obras

Falta mayor inversión

Según el plan gubernamental, faltan más de 10.000 millones de dólares en obras del sector eléctrico. El gobierno anterior no consideró montos para los trabajos de distribución e interconexión. El gasto se concentró en las plantas de generación.

Petróleo

La conexión es fundamental

Las empresas públicas trabajan en convenios para que los campos petroleros tengan energía eléctrica menos costosa que provenga de las grandes hidroeléctricas. Las plantas de generación de Petroamazonas están siendo sustituidas paulatinamente.

Concesiones

El proyecto va a los privados

La propuesta del gobierno de Lenín Moreno es concesionar las grandes empresas eléctricas y hasta las unidades de negocio provinciales. Hasta diciembre de 2019, según la Consejería de la Presidencia de la República, estarán listos los planes de concesión.

Subsidios

El objetivo es la reducción

Los proyectos de energía eléctrica que desarrolla el Gobierno central tienen como objetivo, entre otros, reducir el monto anual que se asigna para los subsidios. En el sector camaronero, por ejemplo, hay planes en marcha para la optimización de gasto.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA