La gestión de Glas se rodeó de coimas y caos administrativo

Durante su tiempo en la Vicepresidencia, el ahora sentenciado descuidó los bienes públicos y generó gastos innecesarios. No se aseguraron muebles.

Quito /
29 ago 2019 / 00:01

No solo hubo corrupción, también hubo irresponsabilidad en el cuidado de los bienes de todos los ecuatorianos. Durante los casi cinco años de la gestión de Jorge Glas como vicepresidente de la República se evidenciaron pérdidas de muebles, robos, gastos innecesarios, documentos desaparecidos y descuidos en la contratación de seguros.

Ni siquiera se redactó un reglamento que fije la forma de supervisar los bienes muebles de la Vicepresidencia. Desde 2014 se debía contar con manual de control pero, durante la gestión del ahora sentenciado por asociación ilícita, Jorge Glas, no se hicieron estudios para la redacción y aprobación del texto.

Sin un reglamento oficial fue fácil para funcionarios sustraer bienes de larga duración de la Vicepresidencia. Sobre todo, porque durante la gestión de Glas no se aseguraron los artículos que eran de propiedad estatal. Cámaras y lentes desaparecieron de las oficinas de la entidad pública sin que se puedan reponer porque nunca fueron asegurados.

Tampoco hubo constataciones físicas. Aunque es una obligación de todo el sector público, la Vicepresidencia no realizó inspecciones en sus bodegas para verificar que sus compras eran utilizadas.

La falta de supervisión, que debía ser permanente, provocó que bienes ubicados en bodegas del sur de Quito se destruyan y queden obsoletos. Escritorios, computadores y otros artículos de oficina se deterioraron porque la bodega del Beaterio no fue visitada ni reparada. Ese local fue cedido por el Ministerio de Salud a la Vicepresidencia sin documentos oficiales. Ante la falta de certificados, nadie hizo reparaciones en la bodega aunque sí se acumularon bienes de larga duración.

De 2014 a 2018, la Vicepresidencia de la República tuvo saldos de bienes que sumaron, en conjunto, unos 9,9 millones de dólares (ver cuadro).

La serie de anomalías fueron detectadas por la Contraloría General del Estado. En su informe DNAI-AI-0335-2019, publicado esta semana, el organismo de control también evidencia que equipos tecnológicos desaparecían a vista y paciencia de las autoridades. En total, 320 bienes -entre computadores y repuestos- no fueron encontrados, durante 2016. En ese año, Glas enfocaba sus actividades en la promoción de su potencial candidatura a la Presidencia de la República. Finalmente, el líder del movimiento Alianza PAIS, Rafael Correa, decidió que él repita el puesto de vicepresidente y que Lenín Moreno vaya tras la presidencia. El binomio fue el ganador a inicios de 2017.

¿Cómo desaparecieron 320 artefactos y repuestos? El Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación de la Vicepresidencia, por ejemplo, pidió que se chatarricen más de 700 equipos, pero solo se ejecutó el procedimiento con 11 bienes menos. Lo mismo pasó con los departamentos de transporte y almacenamiento hasta llegar a 320.

La Contraloría no detectó una justificación para la pérdida de artículos que podían ser reutilizados o vendidos para chatarrización.

Incluso los bienes en mal estado tienen un paradero desconocido. Equipos reportados no fueron encontrados.

Datos

El cargo

La Vicepresidencia, durante el gobierno de Lenín Moreno, estuvo en manos de Jorge Glas y luego pasó a María Alejandra Vicuña. Tras su salida entró Otto Sonnenholzner.

Recortes

Desde la llegada de Otto Sonnenholzner a la Vicepresidencia de la República se hicieron ajustes al gasto de la entidad pública. Incluso se hizo la entrega de un edificio en el Centro Histórico de Quito. La infraestructura era utilizada como oficina para conductores.

Propuesta

El actual vicepresidente hace revisiones permanentes del gasto.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA