Los delirios de Maduro por el tema migratorio

No hay bases para exigir una indemnización a Ecuador. Analistas creen que el jefe de Estado no acepta la realidad.

13 sep 2018 / 00:00

El anuncio del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, de que presentará una demanda internacional contra Colombia, Perú y Ecuador para exigirles una indemnización por el mal trato a los migrantes de su país, “no tiene bases” ni asideros en ninguna legislación.

Lo dijo ayer el canciller ecuatoriano José Valencia y lo reiteran expertos en Derecho Internacional, consultados por EXPRESO, quienes creen que el anuncio no es más que otra negativa de Maduro de ver una realidad que está observando todo el mundo, de una migración venezolana empujada por la aguda crisis provocada por su propio Gobierno.

“En un momento de austeridad que el país está atravesando, los ecuatorianos hemos abierto los brazos y hemos tratado de abordar esta situación tan emergente”, dijo el canciller Valencia, en respuesta a lo que los analistas califican como otro más de los delirios de Nicolás Maduro.

“La migración venezolana empezó hace años y querer culpar a los países receptores de lo que está pasando es no querer reconocer su culpabilidad y una falta de solidaridad con su propio pueblo”, dice el jurista Freddy Villao, experto en Derecho Internacional.

Su criterio es compartido por Andrea Balda, docente de Política Internacional de la Universidad Casa Grande, quien además cree que las expresiones de Maduro, sus ministros y el presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, sobre los migrantes, es intentar tapar con palabras unos hechos que están a la vista de todos.

El también catedrático e internacionalista, Reynaldo Huerta, cree que ya “nadie toma en serio a quien usurpa la visión de hermandad que une a Venezuela con Ecuador”, porque el mundo conoce el suplicio del abuso de la miseria a la que ha sido sometida la patria de nuestros libertadores.

Según Huerta, el Gobierno ecuatoriano debería retirar al embajador hasta que no se ofrezcan disculpas o se abandone el poder usurpado”.

A pesar de que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dicho que son 2,3 millones de personas que han dejado Venezuela desde el 2014, tanto Maduro como Cabello siguen diciendo que los que han migrado lo han hecho por “moda”, porque “da estatus decir tienen un familiar en Perú o en Colombia o porque han sido influenciados por “un plan de desestabilización mental” urdido por la derecha”.

Maduro no se cansa de repetir, desde hace un mes, que una característica de la migración venezolana es que sale del país con los bolsillos llenos de dólares. “No se fueron por necesidad; se fueron porque los engañaron” para terminar como esclavos y mendigos, lavando pocetas en Lima y en Colombia.

El mandatario venezolano, en su delirio, duda de las fotografías que testimonian las peripecias que sufren los migrantes en la ruta que atraviesa Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Brasil. “No les parece sospechoso que hay fotos en Perú caminando por la orilla de la carretera; en Ecuador caminando por la orilla de la carretera; en Colombia... Parece que eso fuese luces, cámara y accion”.

Maduro pide a sus coterráneos que regresen a disfrutar de lo que él llama los logros de la revolución. “Dejen de lavar baños en el exterior y vengan a la patria”. En su plan “Vuelta a la Patria”, los registros indican que hubo una repatriación de 2.780 venezolanos de Brasil, Perú, Ecuador y Colombia.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA