lunes, 20 agosto 2018
17:57
h. Última Actualización

El miedo cerca la única causa en la que se procesa a Guacho

Walther Arízala solo tiene un proceso judicial abierto y es por terrorismo. La jueza que ordenó su captura se siente acechada. Solicitada la alerta roja a Interpol.

15 may 2018 / 00:00

El Guacho ya tiene abogado porque ya tiene un proceso judicial en su contra. Una de las dos juezas de Quinindé ha sido la primera en vincular a una causa a Walther Arízala Vernaza y tramitar la alerta roja ante la Interpol. Lo ha hecho por el delito de terrorismo, por la colocación de explosivos caseros en una torre eléctrica en Viche con la finalidad —fallida— de dejar sin luz a miles de ciudadanos en Esmeraldas.

Lo ha hecho por el “deber” que le corresponde como jueza, sin dejar que le afecte “el estado de psicosis” en el que vive la mujer -cuya identidad no será desvelada en este reportaje por seguridad- desde que Ecuador despertó de una paz artificial tras la que se escondía un problema de narcotráfico y bandas armadas en la frontera con Colombia.

Los ataques que asedian el norte del país han derivado en 14 procesos judiciales y el de Quinindé es el primero en el que se ha vinculado a Guacho, el presunto líder del Frente Oliver Sinisterra a quien se atribuyen una decena de atentados de los últimos meses, el secuestro y asesinato de tres trabajadores de El Comercio y el rapto de otra pareja de la que no se sabe nada oficial desde hace 34 días. Hay otros ocho implicados más en ese caso. En las demás causas, no se ha procesado aún al presunto responsable de la ola de violencia.

“Cuando el caso llegó a mí, pensaba que ya se había girado boleta de captura contra él en algún otro proceso, pero no. Nadie lo ha hecho, ni en San Lorenzo ni en ningún otro lugar donde ha habido ataques”, se sorprendió la jueza, madre de una hija que estudia en otra ciudad, al aceptar los elementos de convicción presentados por la acción fiscal. Antes de vincular a ‘Guacho’, la autoridad pidió al fiscal del caso que identificara y notificara formalmente a ese personaje que, hasta ese momento, solo era un nombre y una foto que circulaba por los medios. “Le exigí al fiscal que buscara dónde notificarle. Cuando me trajo la partida de nacimiento, señalé día y hora para la audiencia de vinculación con absoluta reserva”, detalla. Y asignó una abogada de oficio para defender al presunto terrorista.

“Este señor no respeta los derechos, pero nosotros sí”, sentenció la jueza dispuesta a cumplir todas las formalidades para evitar cualquier reparo posterior por deficiencias procesales. La secretaria fiscal tuvo que acudir a Mataje para notificar a Guacho de la audiencia de vinculación en casa de su madre. “Me trajo fotografía, el parte policial y la razón de la secretaria fiscal de que estuvo allí”, especifica la jueza.

Entonces, la decisión judicial se filtró y dejó expuesta la seguridad de la jueza. “Pensé que mi identidad estaba oculta, pero fui a un restaurante y le preguntaron a mi acompañante si yo era la jueza que había ordenado capturar a Guacho”.

Desde entonces, tiene protección policial, ha tenido que cambiar su rutina al salir y entrar de casa, no responde números de desconocidos y, sobre todo, ha tenido que superar el miedo para seguir el proceso. Su voz transmite fortaleza y determinación para tomar las decisiones judiciales necesarias. “He llorado, pero ¿qué saco yo con eso?”, razona antes de calmarse.

“En Quito hay más seguridad”

“Los jueces de la frontera somos muy vulnerables. En estas ciudades tan pequeñas nos conocen y nos conocemos todos”, alerta la jueza de Quinindé sobre la exposición que tienen las autoridades de cantones como el suyo o el de San Lorenzo cuando reciben casos de narcotráfico o terrorismo. “Aspiro a que se cree la unidad de jueces especializada en delincuencia organizada para que conozcan todos los delitos relacionados. Al estar en la capital, ellos tienen más seguridad, más tecnología y están agrupados”, valora la autoridad sobre la propuesta del presidente Moreno.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA