El Estado retoma la política de defensa con nuevo libro blanco

Más de una década se demoró el país en actualizar los lineamientos de defensa. Las amenazas y el escenario se modificaron en los últimos doce años.

Quito /
10 ene 2019 / 00:00

Las amenazas mutaron en 12 años. El Ministerio de Defensa presentó ayer en Quito la actualización de las políticas de defensa que regirán para el Ecuador en los próximos años. Este documento, conocido también como el ‘libro blanco’, no había sido revisado desde 2006.

El narcotráfico, el surgimiento de bandas criminales transnacionales y el terrorismo son las nuevas preocupaciones que tienen los Estados y con base en eso se elaboró la hoja de ruta que se seguirá para garantizar la paz interna y la soberanía nacional.

El libro fue entregado por el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, al vicepresidente Otto Sonnenholzner, con la cúpula militar como testigo, y está concatenado con el decreto sobre Política de Defensa Nacional que firmó el martes pasado el primer mandatario.

En 2006, una de las principales preocupaciones del Estado era la cercanía del conflicto interno colombiano y los intentos de involucrar en este al Ecuador. Con los acuerdos de paz entre Colombia y los grupos irregulares, el escenario cambió y surgieron las disidencias armadas y con estas la violencia en la zona de frontera norte.

“Existen nuevos actores que se consideran una verdadera amenaza para los Estados, que son actores no estatales pero tienen poder y desafían inclusive a la existencia del monopolio del uso de la fuerza de los Estados y por su inmenso poder a la estabilidad y a la ley que rige a los países”, advirtió Jarrín.

¿Qué innovaciones hay en la nueva edición del libro blanco con relación a la de hace 12 años? Ecuador prevé empezar a prevenir las situaciones de crisis y de conflictos. Se harán constantes análisis preventivos para definir el origen y las causas de esos potenciales conflictos para neutralizarlos antes de que sucedan.

Las Fuerzas Armadas también aplicarán un plan continuo de disuasión, demostrando las mejoras y estrategias conjuntas de todas las ramas militares. “Significa ejercer influencia y demostración de fuerza y poder para controlar situaciones conflictivas”, señaló el ministro.

Pero este libro no busca únicamente trazar los lineamientos para responder por la fuerza a las amenazas. También es un documento de confianza, para que los países vecinos conozcan lo que piensa Ecuador y sus aspiraciones en materia de defensa y así evitar malas interpretaciones.

El segundo mandatario declaró que la defensa nacional es un tema prioritario en la agenda gubernamental y que las únicas políticas que deben regir la vida militar son aquellas que sirvan para los propósitos de paz, estabilidad y democracia. “Cualquier intento de ideologización o politización debe encontrar, como ya ha sucedido en esta institución, la resistencia y el rechazo”, enfatizó Sonnenholzner.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA