David Kaye: “En Ecuador hay otras leyes que restringen la opinión”

el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas se reunió con Lenín Moreno.

Quito /
13 oct 2018 / 00:01

“Hay un millón de cosas por hacer”. Esa es la conclusión del relator especial de Naciones Unidas sobre libertad de expresión, David Kaye, luego de su visita a Ecuador. Para él, el gran reto del país es eliminar la regulación de los contenidos en los medios de comunicación.

- ¿Es necesaria una ley para regular la libertad de expresión?

- Quizás se necesite un mecanismo legal para regular la infraestructura. Es adecuado que el Gobierno tenga una herramienta para evitar la concentración de medios. Lo que no es apropiado es regular el contenido de los medios de comunicación. La ley ecuatoriana abordaba los tipos de contenidos que estarían sujetos a castigos, todo ese control en manos de la Supercom. Sin embargo, esa entidad se está disolviendo. ¿Necesitamos un ente para regular el contenido? Mi criterio es deshacerse de todo lo que castiga a la libertad de expresión siempre que no se incite a la discriminación y la violencia. Hay que deshacerse de ese tipo de normativas.

- Esa ley todavía está vigente ¿Hay avances concretos o aún estamos en el discurso?

- Hay avances concretos. Lo que el Gobierno ha hecho con la Supercom es real. Proponer cambios en la Ley de Comunicación es real. Hay modificaciones evidentes y eso no quiere decir que no hay un millón de cosas más que hacer, pero no creo que sea justo decir que solo ha sido retórico. No creo que es justo decir que las declaraciones retóricas no tienen impacto. Que un presidente hable de la libertad de expresión, que recalque que los periodistas sean críticos para que pidan cuentas al Gobierno es importante.

- No todos los funcionarios, sin embargo, siguen esa línea.

- Ese es un problema. Creo que es importante que los medios de comunicación cubran el área de la libertad de expresión de forma especializada. Que tengan a un equipo que cubra los compromisos gubernamentales. Que se verifique quién cumple lo ofrecido. Así se creará una exhibición de los funcionarios que no están en la misma línea.

- ¿Cómo manejar la regulación a las redes sociales?

- Ecuador no tiene una ley para regular redes sociales. Eso es lo apropiado. Creo que lo único que se podría regular sería la transparencia de las grandes compañías. En el anterior gobierno se cancelaron cuentas de Twitter o videos de YouTube y debería existir transparencia para saber quién y por qué se dieron de baja a esos contenidos. Si comenzamos a regular los contenidos de las redes sociales vamos a terminar en un sitio donde se limitará lo que puedes decir. Eso es algo que deberíamos evitar.

- A más de reformar la Ley de Comunicación, ¿se necesitan más cambios legales?

- Hay otras leyes que restringen la opinión. Creo que este es un momento importante para que el Gobierno y la Asamblea revisen las leyes y vean si afectan la libertad de expresión. Yo empezaría con el Código Penal y la penalización por el denominado pánico económico y financiero. La próxima vez que haya una crisis económica, los comunicadores y los medios van a pensarlo dos veces antes de informar. Si informo, como periodista, quizás las personas van a sacar su dinero del banco y se acusaría de crear pánico financiero.

- ¿Cómo afecta a la libertad de expresión que el Gobierno mantenga medios públicos?

- Lo más importante es tener medios independientes. Entiendo que aquí el regulador de los medios públicos es el mismo Gobierno y sus ministros de Estado. Eso no es adecuado. Si quieren realmente tener medios públicos genuinos y críticos deberían estar regulados por un cuerpo independiente. Otro punto importante es que los medios sean sostenibles y puedan recibir recursos del Gobierno, pero también que puedan levantar fondos para que compitan con los medios privados.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA