En el nombre del padre...

Carlos Falquez se une a la lista de progenitores cuyos vástagos se involucran en política - En la mayoría de casos, los hijos no logran superar a los padres

19 dic 2013 / 02:15

No hizo falta un testamento. Tener el mismo apellido fue decisivo para continuar con el linaje político. Carlos Falquez Batallas, alcalde de Machala, es el último de una lista de políticos que vio en su hijo la opción para seguir con su legado.

Carlos Falquez Aguilar será quien sustituya a su padre en la lista de candidatos a la alcaldía de la capital orense. Sin embargo, en pocos casos los vástagos logran superar a sus progenitores con relación al número de cargos públicos desempeñados o al de mayor jerarquía que obtuvieron estos últimos. Así existen casualidades como la del legislador Abdalá (Dalo) Bucaram y la de los alcaldes de Durán, Dalton Narváez, y Guayaquil, Jaime Nebot.

El padre de este último fue Jaime Nebot Velasco (+), quien llegó a ser ministro, diputado, senador, presidente de la Junta Nacional de Planificación y representante de Ecuador ante las Naciones Unidas. Su hijo, siguiendo la tradición, fue gobernador del Guayas, diputado y aspirante a la presidencia y ahora es alcalde de Guayaquil.

En este listado no podía faltar el clan de los Bucaram. Averroes Bucaram, expresidente del Congreso Nacional, fue hijo del político Assad Bucaram, también conocido como ‘Don Buca’, que en su larga trayectoria desempeñó los cargos públicos de consejero provincial, prefecto del Guayas, alcalde de Guayaquil, diputado y presidente del Congreso Nacional.

A diferencia de él, su sobrino Abdalá Bucaram Ortiz sí ganó la más alta dignidad: la presidencia de la República. También desempeñó el cargo de alcalde de Guayaquil.

Después de muchos años, los Bucaram continúan presentes en la política nacional con Abdalá (Dalo) Bucaram Pulley, hijo del exmandatario. Él ganó por dos ocasiones consecutivas un escaño en la Asamblea Nacional. En las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2013 obtuvo su más alta votación: 499.428 sufragios.

Dalo es el único de los cuatro hermanos que se involucró de lleno en la política. Jacobo y Michel participaron en las pasadas elecciones de asambleístas sin ganar un escaño.

Martha Roldós Bucaram intentó emular a su padre, el expresidente Jaime Roldós Aguilera (+), al candidatizarse para la presidencia en los comicios de 2009, quedando en cuarto lugar. En elecciones anteriores ganó una diputación y un escaño en la Constituyente de 2008.

Las castas políticas también se encuentran en lo local. En la provincia de El Oro, el prefecto Montgómery Sánchez es padre del asambleísta que lleva su mismo nombre. Y Vanessa Fajardo, legisladora por Santa Elena, es hija de Fausto Fajardo, exalcalde de la capital de esa provincia. En Manabí, la exasambleísta Saruka Rodríguez es hija del exdiputado Roberto Rodríguez; incluso, este último fue su suplente durante su labor legislativa.

Uno de los pocos casos en los que el hijo sucede a la madre es el del burgomaestre de Durán, Dalton Narváez. Como vicealcalde, él asumió la alcaldía después de que su progenitora, Mariana Mendieta, fue procesada por el presunto delito de peculado (luego fue absuelta). En 2009, Dalton se postuló y ganó la alcaldía.

Un caso contemporáneo pero con un parentesco familiar y político lejano es el de Gustavo Noboa Bejarano. Él y su bisabuelo Diego Noboa y Arteta comparten el hecho de haber ocupado el cargo de jefes de Estado. A diferencia de su antepasado, el exmandatario guayaquileño también fue vicepresidente.

Los ejemplos abundan. Los hijos asumieron como propia la obligación de perpetrar el nombre de sus padres y familiares en las páginas de la política nacional o local. Pero ser homónimos o compartir el mismo apellido no les garantiza el éxito electoral... De estos casos también hay muchos.

1

casualidad

El expresidente Jaime Roldós fue hermano del exvicepresidente León Roldós.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA