El Estado inyecta millones en las empresas públicas

El Gobierno asignó, para este año, $ 5.549 millones para sus empresas. La Asamblea y la Contraloría revisan las finanzas y operaciones de las entidades.

Quito /
02 oct 2018 / 00:00

El trabajo de las empresas públicas está en la mira de las autoridades de control. La Asamblea Nacional y la Contraloría General del Estado revisan los estados financieros y administrativos de las 21 entidades estatales.

Hasta junio, por ejemplo, la Contraloría General hizo 4.576 recomendaciones para transparentar y optimizar el trabajo de las estatales. Hay 399 documentos, entre informes y exámenes especiales, que hacen reparos a las operaciones de las empresas, durante el gobierno del expresidente Rafael Correa.

En esos textos se analiza, tal como publicó EXPRESO ayer, la situación económica de empresas como Tame, Fabrec y Flopec. También se hace un seguimiento a las transacciones de las empresas petroleras (Petroecuador y Petroamazonas) y se revisan los ingresos y egresos de la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA), Yachay, Correos del Ecuador, entre otras.

Una de las situaciones en estudio es que pocas empresas son autosustentables. Es decir, tienen la capacidad económica para operar de manera autónoma. La mayoría depende de recursos que llegan del Presupuesto General del Estado a través del Ministerio de Economía y Finanzas.

Este Diario accedió a un balance de todas las empresas públicas. Ahí se evidencia que, en este año, el Estado asignó 5.549 millones de dólares para los gastos de las instituciones.

Ecuador Estratégico, la Empresa Pública del Agua, Yachay, Medios Públicos, Ferrocarriles del Ecuador y la Empresa Nacional Minera del Ecuador son algunas de las que subsisten gracias al dinero público.

Entre las autosustentables están, en cambio, las petroleras, las eléctricas, CNT, UNA, Correos del Ecuador, Astinave y Flopec.

CNT destaca porque incluso transfirió, tal como publicó este Diario ayer, 30 millones de dólares de sus excedentes al Gobierno para sus gastos. Eso pese a que el Estado -ministerios, empresas, secretarías y unidades- adeuda unos 97,2 millones a la telefónica.

Los ojos de la Contraloría General no son los únicos que examinan esos valores. En estas semanas se espera que varios gerentes generales y encargados financieros de las empresas estatales comparezcan ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional para que expliquen sus balances y comenten los cambios que implementan. La oposición teme que las irregularidades heredadas se mantengan.

Patricio Donoso, asambleísta / Creando Oportunidades

“Las cifras son una barbaridad”

¿Qué se ha hecho desde la Asamblea para corregir el curso de las empresas públicas?

En las próximas semanas vendrán las máximas autoridades de las entidades para que expliquen los problemas económicos, administrativos y de operaciones. Hemos encontrado una barbaridad en los estados financieros fruto de las acciones y mala gestión del Gobierno anterior.

¿Qué empresas llaman la atención por sus cifras negativas?

Hemos conversado con la gerencia de Tame y me parece que también con Yachay. Tenemos pendiente con entidades como Fabrec que son un desastre. Desde la Comisión de Desarrollo Económico queremos saber el rumbo que están tomando las empresas públicas que generan gastos para todo el país.

¿Qué cambios urgentes deben realizarse en las empresas?

Hay irregularidades y anomalías en las eléctricas. Tenemos que revisar cómo funciona, por ejemplo, cada unidad de negocio en las provincias y ciudades. Conocemos de casos de éxito como la de Quito, pero hay fallas en muchas otras.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA